null Equipos de protección individual

Equipos de protección individual

Antes de comenzar los trabajos deben evaluarse los posibles riesgos y planificarse todas las medidas técnicas y organizativas. Si los riesgos no pueden eliminarse con estas medidas debe contemplarse la utilización de equipos de protección individual para mejorar la protección. La protección individual protege exclusivamente al trabajador que la utiliza y no excluye la adopción de otras medidas de seguridad pasivas y activas como la protección colectiva y la aplicación de técnicas de trabajo seguras y bien planificadas. La elección de un EPI adaptado a los riesgos para los que está diseñado y la formación de los trabajadores para su utilización y mantenimiento son fundamentales para reducir las consecuencias de los posibles accidentes.

 

Además de los equipos de protección destinados a proteger de los posibles riesgos a los que puedan estar expuestos los operarios que trabajen con maquinaria, cabe destacar la ropa de protección destinada a ofrecer protección frente a los riesgos derivados de la extinción de incendios forestales y los demás equipos de protección individual (protección de la cabeza, protección respiratoria, etc.). La lucha contra incendios forestales implica normalmente, además de la exposición a los riesgos derivados de la propia extinción de incendios, la posibilidad de exposición a elevadas temperaturas durante los meses de verano, durante los cuales puede verse incrementado el riesgo por estrés térmico.

 

Esta ropa de protección además de presentar requisitos térmicos como resistencia a la propagación de la llama, resistencia al calor, resistencia al calor radiante, etc., también debe reunir requisitos ergonómicos como resistencia térmica y resistencia al vapor de agua (requisito relacionado con la transpirabilidad del material de la ropa).