Píldoras Informativas


6 Resultados
 Imagen de la pildora informativa
Informe anual de accidentes de trabajo 2019

En España, durante el año 2019, se registraron 650.602 accidentes de trabajo con baja. La mayoría se produjeron durante la jornada laboral, en concreto 562.756 accidentes, que suponen el 86,5%. El resto, 87.846 accidentes, tuvieron lugar durante el trayecto del domicilio al centro de trabajo o viceversa; son los que se denominan accidentes de trabajo con baja in itínere.

Del total de los accidentes de trabajo con baja en jornada de trabajo, 529.421 los sufrieron trabajadores asalariados, que suponen el 94,1% de estos accidentes. Los trabajadores por cuenta propia sumaron 33.335 accidentes con baja en jornada de trabajo, y representan el 5,9% de los mismos.

En el informe se analizan por separado los accidentes de trabajo según se trate de trabajadores asalariados o trabajadores por cuenta propia.

Trabajadores asalariados:

El índice de incidencia del año 2019 fue de 3.427,6 accidentes de trabajo con baja en jornada de trabajo por cada 100.000 trabajadores asalariados afiliados.

El sector de actividad con mayor índice de incidencia fue Construcción que supera en más del doble la media de los índices sectoriales. A continuación se encuentra el sector Agrario seguido de cerca por el sector Industria, siendo ambos datos superiores a la media. Y por debajo de la media se sitúa el sector Servicios.

Aunque de forma general la incidencia de accidentes de trabajo de los varones es mucho más elevada que la de las mujeres, en las siguientes actividades el índice de incidencia de las trabajadoras fue superior al de los trabajadores asalariados: Industria del tabaco, Servicios de alojamiento, Servicios financieros, Seguros, Educación, Asistencia en establecimientos residenciales, Actividades de servicios sociales sin alojamiento y Actividades de organizaciones y organismos extraterritoriales.

El 35,5% de los accidentes en jornada de trabajo fueron debido a Sobreesfuerzos físicos, seguidos de los Golpes o choques contra un objeto inmóvil (trabajador en movimiento) (25%). Del resto de accidentes en jornada los más frecuentes fueron los Choques o golpes contra objeto en movimiento (15,7%) y Contacto con “agente material”, cortante, punzante (10,4%)

En el año 2019 se produjeron 487 accidentes de trabajo mortales en jornada de trabajo que representan el 0,1% de los accidentes de trabajo con baja sufridos por el conjunto de los trabajadores asalariados.

Trabajadores por cuenta propia:

El índice de incidencia del año 2019 fue de 1.044,7 accidentes de trabajo con baja en jornada de trabajo por cada 100.000 trabajadores afiliados por cuenta propia.

El sector de actividad con mayor índice de incidencia fue Construcción que supera en más del doble la media de los índices sectoriales. A continuación se encuentra el sector Agrario seguido de cerca por el sector Industria, siendo ambos datos superiores a la media. Y por debajo de la media se sitúa el sector Servicios.

Entre las actividades que presentaron mayor índice de incidencia se encuentran: Silvicultura y explotación forestal, Pesca y acuicultura, Fabricación de vehículos de motor y Metalurgia.

Comparando incidencias de hombres y mujeres, cabe destacar ciertas ocupaciones en las que las mujeres autónomas presentaron mayores índices de incidencia que sus compañeros autónomos de la misma ocupación. Entre éstas se encuentran: Profesionales de la enseñanza infantil, primaria, secundaria y postsecundaria, Cajeras y taquilleras, Empleadas de bibliotecas, servicios de correos y afines, Soldadoras, chapistas, montadoras de estructuras metálicas, herreras, elaboradoras de herramientas y Conductoras de vehículos para el transporte urbano o por carretera.

En el año 2019 se produjeron 71 accidentes de trabajo mortales en jornada de trabajo que representan el 0,2% de los accidentes de trabajo con baja sufridos por el conjunto de los trabajadores por cuenta propia.

 Imagen de la pildora informativa de accidentes laborales de tráfico
Accidentes laborales de tráfico 2019

En el año 2019 se registraron 77.496 accidentes laborales de tráfico que representan un 11,9% del total de accidentes de trabajo. En ellos fallecieron 232 personas trabajadoras, un 32,4% de los accidentes mortales de trabajo. 
Los accidentes laborales de tráfico (ALT) pueden ocurrir durante la jornada laboral (ALT en jornada) y también en el trayecto del domicilio al trabajo (ALT in itinere). Los primeros sumaron 22.184 accidentes, en los que contabilizaron 98 fallecidos, mientras que los segundos registraron 55.312 accidentes, con 134 fallecidos. 
Las profesiones que sufrieron los ALT en jornada con mayor intensidad fueron los Conductores y operadores de  maquinaria móvil y Trabajadores de servicios de protección y seguridad. El grupo de edad más afectado fueron los jóvenes menores de 25 años. La incidencia fue mayor en los hombres.
En el caso de los ALT in itínere, la incidencia fue mayor en las mujeres. El grupo de edad más afectado fue algo mayor que el anterior, alcanzando los 39 años. Entre las ocupaciones destacaron los Peones de la agricultura, pesca, construcción, industrias manufactureras y transportes y los Empleados de oficina que atienden al público.

 Imagen de las actividades prioritarias
Actividades prioritarias en función de la siniestralidad 2019

En este informe la clasificación de actividades económicas se realiza atendiendo al índice de incidencia de Accidentes de Trabajo con baja en jornada de trabajo y al número de trabajadores susceptibles de sufrirlos. Esto permite formular políticas preventivas concretas dirigidas a actuar en los sectores más vulnerables y que aglutinan un mayor número de trabajadores que puedan beneficiarse de esas intervenciones específicas.

Para los trabajadores varones, en 2019 las divisiones de actividad prioritarias son: Industria de la alimentación; Fabricación de productos metálicos; Construcción de edificios; Actividades de construcción especializada; Almacenamiento y actividades anexas al transporte; Servicios a edificios y actividades de jardinería.

Para las trabajadoras, en 2019 las divisiones de actividad prioritarias son: Servicios de comidas y bebidas; Agricultura, ganadería, caza y servicios relacionados con las mismas; Servicios a edificios y actividades de jardinería; Actividades de servicios sociales sin alojamiento; Industria de la alimentación; Servicios de alojamiento; Asistencia en establecimientos residenciales; Actividades relacionadas con el empleo.

Sin embargo, si el análisis se centra en la siniestralidad de mayor gravedad (graves, muy graves y mortales), las divisiones de actividad prioritarias son: Agricultura, ganadería, caza y servicios relacionados con las mismas; Fabricación de productos metálicos; Transporte terrestre y por tubería; Actividades de construcción especializada y Construcción de edificios.

 Píldora informativa Sobresfuerzos
Sobresfuerzos 2018

En 2018 se produjeron 192.447 accidentes de trabajo durante la jornada laboral debidos a sobresfuerzos. Son mayoritariamente leves (99,9%) y hubo más hombres afectados que mujeres. La media de edad de los afectados fue de 41,6 años, y llevaban desempeñando ese puesto de trabajo alrededor de seis años. En el 36,5 % de los casos afectan a la espalda y el 40% son esguinces y torceduras.

Los sobresfuerzos no afectaron de igual forma a hombres y a mujeres: aunque en ambos sexos la localización más frecuente es la espalda, entre los hombres predominaron las lesiones de espalda y pierna, mientras que las mujeres estuvieron más aquejadas de sobresfuerzos con afectación del cuello y del segmento brazo-muñeca-mano.

Las tareas desempeñadas por los trabajadores son determinantes a la hora de sufrir estos accidentes. Las actividades económicas más afectadas por este riesgo son: la Industria de la alimentación, la Fabricación de productos metálicos, la Construcción de edificios, las Actividades de construcción especializada, la Asistencia en establecimientos residenciales y las Actividades de servicios sociales sin alojamiento.

 Imagen del autónomo para la pildora informativa
Trabajadores autónomos: perfil sociodemográfico y siniestralidad laboral. 2018

La EPA 2018 recoge los datos de 3.086.518 trabajadores por cuenta propia (16% del total de trabajadores). El perfil del trabajador autónomo el de un varón (el 33,3% de los autónomos son mujeres). La edad media es de 47 años (solo un 7,2% sería menor de 30 años) y la nacionalidad española (el 11% de los trabajadores autónomos es extranjero). 

Prácticamente el 60% de los autónomos se concentra en tres grandes grupos de ocupación: los Trabajadores de los servicios de restauración, personales, protección y vendedores (27,1%); Técnicos y profesionales científicos e intelectuales (16,7%) y Artesanos y trabajadores cualificados de las industrias manufactureras y la construcción (15,6%). En consonancia, las secciones de actividad más representativas entre los autónomos son: el Comercio (23,2%), las Actividades profesionales, científicas y técnicas (11,6%), la Construcción (10,9%), la Hostelería (10,7%); y la Agricultura, ganadería, sivicultura y pesca  (9,4%).

En 2017 los trabajadores autónomos sufrieron 11.503 accidentes de trabajo con baja durante la jornada de trabajo, siendo 22 de ellos mortales.

Para las trabajadoras autónomas, las actividades con mayor siniestralidad durante 2018 fueron Transporte y almacenamiento, Industria manufacturera y Agricultura, ganadería, silvicultura y pesca. En el caso de los hombres, las actividades que destacan son Industria manufacturera, Construcción, Transporte y almacenamiento y Agricultura, ganadería, caza.

 Imagen del analisis de la mortalidad por accidente de trabajo
Análisis de la mortalidad por Accidente de Trabajo en España 2015

En el año 2015 los Órganos Técnicos de las Comunidades Autónomas investigaron 160 accidentes de trabajo mortales. En cuanto a los porcentajes obtenidos del estudio de los bloques de causas, se puede resaltar la elevada presencia de las causas de tipo organizativo, tanto relativas a la Organización del trabajo (30,6%), presentes en el 64,4% de los accidentes, como a la Gestión preventiva (25,8%), presente en el 55% de los accidentes. Lo elevado de ambos porcentajes muestra la importancia de actuar preferentemente sobre estos aspectos para aumentar la eficacia preventiva y de esta manera disminuir la siniestralidad.