Riesgos Ergonómicos en el trabajo

La ergonomía es una disciplina que Riesgos biológicos tiene en consideración factores físicos, cognitivos, sociales, organizacionales y ambientales, pero, con un enfoque “holístico”, en el que cada uno de estos factores no son analizados aisladamente, sino en su interacción con los demás.

En este apartado se recoge la información relativa a esta disciplina (como métodos e instrumentos, publicaciones, normativa legal, actividades formativas, etc.). Se ha ordenado en función de los factores específicos: Factores ambientales y Factores relacionados con la carga de trabajo. También se va disponer de otra información relacionada con el diseño de los puestos de trabajo y situaciones concretas que pueden requerir de un análisis ergonómico específico.

Nombre de la sección

Información básica

Aquí respondemos a algunas de las dudas básicas de riesgos ergonómicos.

En agosto de 2000, el Consejo de la Asociación Internacional de Ergonomía (IEA) acuerda una definición que ha sido adoptada como “oficial” por muchas entidades, instituciones y organismos de normalización. Es la definición que figura en las actuales normas técnicas españolas: UNE EN-614-1:2006 e UNE-EN ISO 6385:2004.

Ergonomía (o estudio de los factores humanos) es la disciplina científica que trata de las interacciones entre los seres humanos y otros elementos de un sistema, así como, la profesión que aplica teoría, principios, datos y métodos al diseño con objeto de optimizar el bienestar del ser humano y el resultado global del sistema.

La ergonomía es una disciplina orientada a los sistemas, es decir, a conjuntos de elementos o componentes que interactúan entre sí (al menos, algunos de ellos), y que se organizan de una manera concreta para alcanzar unos fines establecidos.

En el ámbito laboral, un sistema de trabajo comprende a: uno o más trabajadores y al equipo de trabajo actuando conjuntamente para desarrollar la función del sistema, en un lugar de trabajo, en un entorno de trabajo, bajo las condiciones impuestas por las tareas de trabajo (UNE EN ISO 614-1: 2006).

La Ergonomía tiene en consideración factores físicos, cognitivos, sociales, organizacionales y ambientales, pero, con un enfoque “holístico”, en el que cada uno de estos factores no deben ser analizados aisladamente, sino en su interacción con los demás.

Hay muchas formas de clasificar los factores de riesgo. En esta página se van a clasificar de la siguiente manera:

  • Factores ambientales: iluminación, ambiente térmico, ruido y vibraciones y se va a dedicar un apartado a la Calidad del Ambiente Interior.
  • Factores asociados a la carga de trabajo: Posturas de trabajo, trabajos repetitivos, manipulación manual de cargas y Carga mental.

Para poder conocer los factores de riesgo relacionados con la postura de trabajo se tiene que determinar: La frecuencia de movimientos. La duración de la postura. Posturas de segmentos determinados: tronco, cuello, extremidad superior e inferior.

Respecto a los movimientos repetitivos se deben considerar: la frecuencia de movimientos, el uso de fuerza, la adopción de posturas y movimientos forzados, los tiempos de recuperación insuficiente y la duración del trabajo repetitivo. Respecto a la manipulación de cargas no va a ser lo mismo las tareas de transporte que las de empuje o tracción, ni tampoco va a ser lo mismo manipular personas que objetos. En este caso los factores de riesgo relacionados con el levantamiento van a ser: peso a levantar, frecuencia de levantamientos, agarre de la carga, asimetría o torsión del tronco, distancia de la carga al cuerpo, desplazamiento vertical de la carga y duración de la tarea. Los factores de riesgo relacionados con el transporte: peso de la carga, distancia, frecuencia, asimetría e inestabilidad de la caga, masa acumulada transportada. Respecto al empuje y la tracción se pueden considerar que los factores de riesgo a considerar son: fuerza, el objeto y sus características, altura de agarre, distancia de recorrido, frecuencia y duración, postura. Por último, respecto a la aplicación de fuerzas, los factores de riesgo son los que se muestran a continuación: frecuencia, postura, duración, fuerza, velocidad del movimiento.

La Asociación Internacional de Ergonomía (IEA) la ha clasificado la Ergonomía en las siguientes áreas de especialización:

  • Ergonomía física: estudia cómo se relacionan con la actividad física diversos aspectos de la anatómica humana, la antropometría, la fisiológica y la biomecánica.
  • Ergonomía cognitiva: se ocupa de estudiar cómo los procesos mentales, tales como, percepción, memoria, razonamiento, y respuesta motora, se afectan en la interacción entre las personas y otros componentes del sistema.
  • Ergonomía organizacional: se ocupa de la optimización de los sistemas sociotécnicos, incluyendo las estructuras organizativas, los procesos y las políticas.

Si desea ampliar información puede consultar el documento Áreas de especialización y temas de estudio

Dependiendo de qué aspectos o factores de riesgos se hayan determinado que requieran una evaluación de riesgos, se deberán emplear una serie de técnicas y metodologías específicas. No obstante se puede abordar la evaluación de riesgo mediante una orientación global. Se puede emplear un procedimiento orientado a un estudio ergonómico teniendo en cuenta todas las dimensiones que se deben considerar: tarea, trabajador y condiciones de trabajo.

Para saber más sobre este procedimiento se puede consultar el documento:

Las medidas preventivas deben ir encaminadas a la adaptación al trabajador del puesto y la organización del trabajo, en el sentido más amplio. Al igual que ocurre en otras áreas de la prevención de riesgos laborales las medidas se pueden clasificar en medidas técnicas, encaminadas en el caso de la ergonomía a adaptar los puestos para que la carga de trabajo sea la adecuada para cada trabajador. Las medidas deben ir encaminadas a adaptar las características tanto físicas, como ambientales a las necesidades y características del trabajador: altura de planos de trabajo, alcances, espacios, condiciones termohigrométricas, etc. La concepción física del puesto de trabajo debe permitir adoptar unas posturas adecuadas a un ritmo de trabajo aceptable para no superar los límites biomecánicos, fisiológicos ni psicofísicos. La organización de la tarea es otro aspecto importante a considerar, la adaptación de los ritmos de trabajo, tiempos de trabajo y reposo, gestionar las diferentes tareas que realice el trabajador para favorecer la adecuación de la carga de trabajo tanto física como mental son fundamentales.

Los efectos para la salud son múltiples en función del tipo de riesgos y factores de riesgos que resulten afectados. Relacionados con la carga física los principales efectos para la salud son los relacionados con fatiga física y los trastornos musculoesqueléticos. Una inadecuada iluminación por ejemplo, también puede producir fatiga, en este caso visual, problemas oculares e incluso TME. Los efectos para la salud de un inadecuado desajuste en la CAI, se traducen una serie de efectos inespecíficos.

La vigilancia de la salud, debe tener en cuenta todos los aspectos que puedan resultar lesivos a los trabajadores, por tanto se debe considerar los riesgos tradicionalmente considerados como riesgos ergonómicos.

Más de un 30 % de los accidentes laborales notificados cada año se deben a sobresfuerzos, esto quiere decir que a día de hoy, es la principal causa de accidentabilidad en España. Si se analizan las enfermedades profesionales la situación es más preocupante, entorno al 70% de todas las enfermedades profesionales están relacionadas con los TME. Otro dato preocupante es que más del 80% de los trabajadores consideran que están expuestos a algún aspecto ergonómico.

Los principios de la acción preventiva que se establecen en el artículo 15 de la Ley de Prevención, son muy claros. Entre otros es una obligación: Evitar los riesgos; en caso de no ser posible, habrá que evaluarlos y combatirlos en su origen; Se deberá adaptar el trabajo a la persona, en particular en lo que respecta a la concepción de los puestos de trabajo, así como a la elección de los equipos y los métodos de trabajo y de producción, con miras, en particular, a atenuar el trabajo monótono y repetitivo y a reducir los efectos del mismo en la salud. Si se analiza estos principios, se puede observar que es una obligación legal gestionar adecuadamente los riesgos ergonómicos.

Como mensajes claves podemos destacar:

  • Se debe emplear un enfoque holístico.
  • La ergonomía es multidisciplinar. Requiere especialistas de múltiples disciplinas.
  • La ergonomía debe estar presente en el resto de las disciplinas preventivas: Un entorno adaptado ergonómicamente al trabajador, va a ser un entorno más seguro.
  • A día de hoy, la principal causa de accidentes y enfermedades notificadas, se deben a una inadecuada gestión de riesgos ergonómicos.