Actividades subacuáticas

El buceo profesional o trabajo en medio hiperbárico Riesgos biológicos se caracteriza por presentar unos riesgos muy específicos como son los trastornos disbáricos y de una peligrosidad contrastada, tal como se recoge en la legislación vigente. Abarca sectores de actividad como el mantenimiento de puertos, la construcción naval, acuicultura, salvamentos, etc. Antes de cualquier intervención de buceo profesional se debe elaborar un plan de emergencia y evacuación para garantizar la seguridad de los trabajos.

 

Nombre de la sección

Información básica

Aquí respondemos a algunas de las dudas básicas de actividades subacuáticas.

El buceo profesional engloba una amplia diversidad de actividades profesionales, como pueden ser la construcción submarina, el mantenimiento de instalaciones sumergidas o semisumergidas, la explotación del medio acuático, tareas de recuperación o reflotamiento, salvamento, investigación.

Este tipo de actividad comporta riesgos considerables tanto por el medio en el que se desarrolla la actividad, debido a las condiciones de sobrepresión, la baja temperatura del agua, etc., como por las propias tareas que se llevan a cabo dentro del agua. Debido a la peligrosidad intrínseca de este tipo de trabajos, esta actividad está incluida en el Anexo I del RD 39/1997, del Reglamento de los Servicios de Prevención, que recoge las actividades en inmersión bajo el agua.

Las actividades de buceo profesional en obras de construcción también se recogen en el Anexo II del RD 1627/1997, sobre disposiciones mínimas de seguridad y salud en las obras de construcción, al incluir los trabajos que expongan a riesgo de ahogamiento por inmersión, trabajos realizados en inmersión con equipo subacuático y los realizados en cajones de aire comprimido, en la relación no exhaustiva de los trabajos que implican riesgos especiales para la seguridad y salud de los trabajadores de dicho anexo.

Además, en el cuadro de enfermedades profesionales recogido en el RD 1299/2006, entre las enfermedades profesionales provocadas por compresión o descompresión atmosférica (Anexo I, Grupo 2, Enfermedades profesionales causadas por agentes físicos), se incluyen las producidas como consecuencia de trabajos subacuáticos en operadores de cámaras submarinas hiperbáricas con escafandra o provistos de equipo de buceo, y todo trabajo efectuado en un medio hiperbárico.

También puede interesarte...

Además de la exposición a riesgos laborales que pueden ser comunes a otras actividades profesionales, los buceadores profesionales se enfrentan a otros riesgos que son específicos de su actividad, y que se deben al medio hiperbárico en el que se desarrolla este tipo de trabajos, con los consiguientes efectos que esto puede ocasionar sobre su salud.

Entre los efectos ocasionados por la presión se encuentran:

  • Los barotraumatismos, ocasionados por la variación de volumen de aire que contiene el cuerpo debido a la diferencia de presión, que puede producir principalmente lesiones en el oído, en los senos paranasales y en los pulmones. Los síntomas varían en función de la zona afectada, pudiendo incluir dolor de oído, ruidos, vértigos, disminución de la capacidad auditiva o náuseas, y pudiendo, en los casos más graves, llegar a producir la muerte.
  • Enfermedad descompresiva, producida por la formación de burbujas de nitrógeno en los tejidos y la sangre durante el ascenso. Los síntomas pueden incluir la aparición de manchas cutáneas, dolor en huesos, articulaciones y músculos. La grave llega afectar al SNC y sistemas periférico, cardiovascular y respiratorio o gastrointestinal, pudiendo ser mortal.
  • Sordera del buzo o hipoacusia, originada por la exposición del oído a la sobrepresión.

En cuanto a los efectos producidos por la exposición a gases tóxicos, cabe destacar los siguientes:

  • Hiperoxia, consistente en una intoxicación por respirar mezclas de gases provocada por la presión parcial del oxígeno, generalmente por respirar una mezcla demasiado rica en oxígeno. Los síntomas incluyen taquicardias, temblores, vértigos, náuseas. Puede provocar la muerte.
  • Hipercapnia, intoxicación por respirar mezclas con exceso de dióxido de carbono. Los síntomas varían según la gravedad de la intoxicación y abarcan desde el dolor de cabeza hasta la pérdida de conciencia y la parada cardiorrespiratoria. Si la situación no se controla, se puede agravar produciéndose un síncope y la muerte por ahogamiento.
  • Narcosis de nitrógeno, conocida como la “borrachera de las profundidades”. Intoxicación por respirar aire con elevada concentración de nitrógeno. Los síntomas son la euforia, la pérdida del razonamiento, de la concentración e incluso de la conciencia.