Cuestionario. Ruido: Evaluación y acondicionamiento ergonómico

Uno de los principales objetivos del Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo (INSST) es el desarrollo de instrumentos y metodologías adecuadas para facilitar la evaluación de riesgos y la adopción de medidas preventivas para proteger la salud y seguridad de los trabajadores y trabajadoras. La presente publicación sigue la línea de otras herramientas prácticas editadas por el INSST diseñadas con este objetivo.

Leyenda ruido e imagen que simboliza una ondas

En concreto la evaluación del ruido y su acondicionamiento ergonómico facilitará la identificación de necesidades de mejora y la adopción de medidas destinadas al perfeccionamiento de las condiciones acústicas en los lugares y puestos de trabajo, contribuyendo al aumento del bienestar y la productividad de las personas trabajadoras.

INTRODUCCIÓN

El ruido es uno de los agentes contaminantes más habituales en los puestos de trabajo, es peligroso para la audición y su exposición prolongada, incluso a niveles inferiores a los valores límite establecidos, puede producir otros efectos negativos en la salud. Adicionalmente, un entorno ruidoso enmascara las señales de alerta, dificulta la concentración y la atención y con ello hace que aumente el riesgo de accidentes.

El Real Decreto 286/2006, de 10 de marzo, sobre la protección de la salud y la seguridad de los trabajadores contra los riesgos relacionados con la exposición al ruido (en adelante, RD 286/2006), es la normativa de referencia. Establece los valores de exposición y fija unos valores inferiores de exposición que dan lugar a una acción. El objetivo principal de estos valores es proteger de los efectos para la audición de la exposición al ruido.

Tanto la Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de Prevención de Riesgos Laborales (en adelante, LPRL) como el Real Decreto 486/1997, de 14 de abril, sobre las disposiciones mínimas de seguridad y salud en los lugares de trabajo, hacen referencia a que las condiciones ambientales no deben suponer una fuente de incomodidad o molestia para la plantilla. Pero esta normativa no ofrece valores de referencia, ni una metodología específica para proceder a la identificación y evaluación del riesgo desde este punto de vista. Por ello, en estos casos, se ha de recurrir a otros criterios técnicos como recomendaciones y normas técnicas.

Los efectos de la exposición laboral a ruido, además del deterioro de la audición, comprenden desde “simples” molestias hasta alteraciones fisiológicas en diferentes órganos, no solamente en el oído.

También pueden producirse distracciones, interferencias en la comunicación o alteraciones psicológicas, disminución del rendimiento y efectos en el desempeño de la tarea. El ruido puede llegar a provocar un efecto de enmascaramiento de señales acústicas y alarmas, generando condiciones de trabajo peligrosas. Hay que destacar que todos estos efectos además tienen importantes consecuencias económicas y sociales.

Dado que se dedica una importante cantidad de tiempo al trabajo, la exposición al ruido debería ser eliminada o disminuida para así prevenir y evitar daños. Es un error considerar que el ruido es inherente al desempeño de la tarea, aunque su presencia sea habitual. Hay soluciones para controlar el ruido, empezando por su eliminación en el origen, y, de no ser esto posible, recurriendo a medidas de protección colectivas, como el aislamiento de los procesos ruidosos o el tratamiento acústico general de los locales.

Para el adecuado control del ruido es precisa la colaboración de los diferentes integrantes de la empresa: dirección, comité de seguridad y salud, departamento de compras, mantenimiento, departamento de producción y procesos, servicio de prevención, delegados/as de prevención y, obviamente, las personas trabajadoras. El éxito del control del ruido depende de la implicación y compromiso activo de todos ellos.

Con base en los conocimientos actuales y la normativa técnica relacionada se ha desarrollado y actualizado el presente documento. Este tiene la finalidad de ayudar a identificar y prevenir las molestias e interferencias debidas al ruido dentro del entorno de trabajo.

Efectos del ruido

Efectos sobre la audición: Hipoacusia, Tinnitus... (RD 286/2006).

Efectos extra-auditivos:

 

Efectos fisiológicos, por ejemplo:

  • Aumento del ritmo cardiaco.
  • Vasoconstricción.
  • Aceleración del ritmo respiratorio.
  • Disminución de la actividad cerebral.

 

Efectos psicológicos, por ejemplo:

  • Molestias.

  • Cansancio.

 

Efectos comportamentales, por ejemplo:

  • Variación del ritmo de trabajo.
  • Evitación de tareas.
  • Modificación de posturas.

 

Contenidos relacionados