Ganadería

La actividad ganadera comparte algunas características Riesgos biológicos con el resto del sector agrario como por ejemplo que gran parte de los trabajos se realizan al aire libre sujetos a las variaciones climáticas, la gran diversidad y variedad de tipos de aprovechamiento ganadero, con la subsiguiente multiplicidad de tareas, las jornadas largas e irregulares, teniendo que cubrir todos los días del año sin descanso, la ejecución frecuente de trabajos con intensa carga física y en posturas incómodas.

A todo ello, hay que añadir el hecho de trabajar con animales que viven, y se mueven por propio impulso, lo que va a suponer una dificultad añadida para adoptar medidas preventivas dirigidas a controlar determinadas situaciones de riesgo.

Hace unos años, el Grupo del Sector Agrario de la CNSST, creó un subgrupo para analizar la problemática del sector ganadero. Aunque el informe publicado es de 2005, gran parte de los problemas no se han solventado.

Además de otros problemas que afectan a todas las actividades del sector agrario en general, en las actividades ganaderas se observaba una incompleta aplicación de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, debido al cumplimiento meramente formal a la parte documental. En algunos casos, sobre todo en las explotaciones más pequeñas, las instalaciones están obsoletas y con un mantenimiento inadecuado

En general, existe cierto conocimiento de las zoonosis, pero se subestima la probabilidad de adquirirlas tomando escasas acciones para su prevención. Raramente se declaran en los partes de enfermedad profesional las enfermedades profesionales que se hallan legalmente reconocidas como tales. En la mayoría de las ocasiones tales enfermedades se diagnostican y tratan como enfermedad común.

Tampoco existe una conciencia clara del uso de los equipos de protección individual, que con frecuencia se ven reducidos al uso de ropa de trabajo y botas de goma.

Todo ello provoca que el sector agroganadero sea uno de los sectores con una siniestralidad más elevada cuyos accidentes suelen ser más graves que en el resto de sectores, como se indica en la tabla siguiente, extraída del documento elaborado por el INSST en 2016 Diagnostico de situación del sector agrario.

La mayor proporción de accidentes graves y mortales implica que en Producción ganadera y Producción agrícola y ganadera, los trabajadores que han sufrido el accidente requieran asistencia hospitalaria en más casos, así como hospitalización en todas las actividades agrarias excepto en Agricultura.

 

Nombre de la sección

Información básica

Aquí respondemos a algunas de las dudas básicas de ganadería.

El ganado se explota en general en España de dos maneras muy diferentes: extensiva e intensiva. La explotación extensiva, que aprovecha los recursos naturales pastables, es muy importante en la cría del ganado ovino, caprino, porcino en montanera y bovino de carne (vacas madre), aunque está limitada por las condiciones climáticas de nuestro país.

La explotación intensiva, que nació por la creciente demanda de productos cárnicos, es fundamental en la cría y engorde del ganado porcino, conejos, aves y huevos, y en el engorde de ganado bovino y ovino. La producción de leche de vaca, de especial importancia en la cornisa Cantábrica, Navarra, Cataluña y Castilla León, se puede considerar en general el predominio de un sistema de explotación mixto, ya que utiliza pastos y otros recursos naturales pero con un bajo porcentaje de pastoreo, además de piensos y complementos de fuera de la explotación, en estabulación y con altas producciones.

Para hacernos una idea de la importancia del sector, según datos del MAPAMA, en 2016 había más de 6 millones de cabezas de ganado bovino y más de 29 millones de porcino, mientras el total de ganado ovino estaba muy próximo a los 16 millones. Había casi 140.000 explotaciones de ganado equino, aunque en gran medida son de uso particular o se encuentran sin clasificar. En el sector avícola se contabilizaban alrededor de 20.000 explotaciones entre gallos, pavos, pintadas, patos, ocas, codornices, palomas, faisanes, perdices y ratite, así como cerca de 4.000 explotaciones de conejos, y unas 22.000 de abejas.

Como cabe esperar, los riesgos derivados por una parte de la ganadería extensiva o intensiva, y por otra parte, de los diferentes tipos de ganado, pueden llegar a ser muy diferentes y muy difícil por tanto establecer generalidades que sirvan para todos los casos.

En las explotaciones ganaderas se pueden encontrar riesgos derivados de las propias instalaciones, especialmente en las pequeñas explotaciones. Un mantenimiento inadecuado puede hacer también peligrosas las instalaciones. Uno de los riesgos más frecuentes en el sector son las caídas, ya que es frecuente que los suelos sean resbaladizos debido a la suciedad que provocan los propios animales con sus deyecciones y a la consecuente limpieza que requieren con mayor frecuencia que en otras actividades.

La actividad ganadera está más mecanizada cada día. Esto trae la presencia de nuevos riesgos derivados de la propia maquinaria y de su mantenimiento, que habrá de tenerse en cuenta.

Pero sin duda, los riesgos diferenciales en ganadería son los derivados del manejo de los propios animales. Desde la alimentación, la limpieza de los animales y las instalaciones, el traslado de los animales, asistir al parto y atender a las crías, aplicar los tratamientos preventivos y cuidar de los animales enfermos. Además, cada tipo de cabaña, requiere unas actividades específicas como el ordeño (es especies de aprovechamiento lechero), el esquilado de ovejas, etc.

Muchas de las operaciones a realizar con animales requiere que se mantengan quietos, teniendo que ser sujetados, lo que puede dar lugar a movimientos y reacciones imprevistas de los animales que pueden dar lugar a golpes, aplastamientos, embestidas, mordeduras, etc.

Sin embargo, el riesgo más característico en ganadería son las zoonosis, que se definen como cualquier enfermedad o infección transmisible de manera natural entre los animales y las personas, directa o indirectamente. Los mecanismos de transmisión son muy variados, pero se pueden agrupar en alimentarias y no alimentarias. En ganadería nos interesan fundamentalmente las no alimentarias, donde el factor de riesgo es estar en presencia de los animales.

MÁS INFORMACIÓN

icono-link Riesgos en la ganadería. ERGA FP 63.

icono-link Análisis básico de las condiciones de seguridad y salud en el trabajo en el subsector ganadería y de la legislación aplicable en materia de Prevención de Riesgos Laborales.

Otros enlaces de interés

También puede interesarte...

En ganadería son de especial interés las zoonosis de origen no alimentario que se pueden transmitir al hombre bien de forma directa o a través de un vector:

  • Por contacto con el animal, como por ejemplo:
    • Rabia: por la agresión o mordedura de un animal enfermo-portador
    • Hidatidosis: por relación con perros afectados
    • Psitacosis: por contacto con las aves enfermas.
  • Transmitidas a través de vectores, como por ejemplo:
    • Mosquitos: Leishmaniosis a partir de la picadura de Flebotomos.
    • Garrapatas: Enfermedad de Lyme.

Se trata de un problema de gran envergadura que además está en crecimiento debido, entre otros motivos, a la globalización que facilita el tráfico internacional de mercancías y personas facilitando la difusión de enfermedades contagiosas.

La legislación española y europea, en concreto el RD 1940/2004 sobre la vigilancia de zoonosis y los agentes zoonóticos recogen una clasificación en dos listas A y B:

A. Zoonosis y agentes zoonóticos que deben ser objeto de vigilancia (siempre):

  • Brucelosis y sus agentes causales.
  • Salmonelosis, Campilobacteriosis, Listeriosis y sus agentes causales.
  • Equinococosis, Triquinosis y sus agentes causales.
  • Tuberculosis por Mycobacterium bovis.
  • Escherichia coli productora de verotoxina.

B.- Lista de zoonosis y agentes zoonóticos que deben ser objeto de vigilancia en función de la situación epidemiológica:

  • Zoonosis víricas: Calicivirus; Virus de la hepatitis A; Virus de la gripe; Rabia y Virus de las enfermedades transmitidas por garrapatas.
  • Zoonosis bacterianas: Borreliosis, Botulismo, Leptospirosis, Psitacosis, Tuberculosis, Vibriosis, Yersiniosis.
  • Zoonosis parasitarias: Anisakis, Criptosporidios, Toxoplasmas, Cisticercos.
  • Otras.

NTP

icono-link NTP 411: Zoonosis de origen laboral

También puede interesarte...