¿Cómo puedo saber si las vibraciones en mi trabajo son dañinas para la salud?

Para valorar los efectos potenciales de unas vibraciones determinadas se debe llevar a cabo una evaluación de riesgos. En España, la normativa que regula la exposición a vibraciones es el Real Decreto 1311/2005, sobre la protección de la salud y la seguridad de los trabajadores frente a los riesgos derivados o que puedan derivarse de la exposición a vibraciones mecánicas.

En este Real Decreto se establecen los requisitos que deberá cumplir la evaluación de riesgos de los puestos de trabajo en los que puedan existir riesgos derivados de la exposición a vibraciones. Además se establecen los valores de referencia y las medidas de prevención y control que deben llevarse a cabo si se superan dichos valores.

El criterio para la evaluación de riesgos se basa en calcular un parámetro denominado A(8), que indica el valor de la exposición diaria a vibraciones normalizado para un periodo de 8 horas, y compararlo con el valor de exposición que da lugar a una acción y el valor límite de exposición establecidos en el real decreto.

VALOR DE EXPOSICIÓN QUE DA LUGAR A UNA ACCIÓN

VALOR LÍMITE DE EXPOSICIÓN

Sistema mano- brazo: A(8) = 2,5 m/s2

Cuerpo completo: A(8) = 0,5 m/s2

Sistema mano- brazo: A(8) = 5 m/s2

Cuerpo completo: A(8) = 1,15 m/s2

 

 

Existen dos formas de determinar el nivel de exposición a vibraciones:

  1. utilizando los datos de emisión que han de facilitar los fabricantes de los equipos que las originan, teniendo en cuenta las condiciones de uso y unos factores de corrección de incertidumbre, o
  2. mediante la medición de los niveles de vibraciones mecánicas a que están expuestos los trabajadores.
El valor de A(8) se calcula a partir de la intensidad de la vibración, expresada en términos de aceleración eficaz, ponderada en función de la frecuencia y del tiempo de exposición. El cálculo será diferente para las vibraciones del sistema mano-brazo o del cuerpo completo.