Consulta, formación e información

Los trabajadores son una importante fuente de información sobre aspectos mejorables en materia de prevención de riesgos laborales. Por ello, más allá de su consideración como un derecho/obligación, la consulta y participación de los trabajadores ayuda a la mejora de las condiciones de seguridad y salud en el trabajo y favorece la implicación de los trabajadores y por tanto la integración de la prevención de riesgos laborales en toda la organización.

En las empresas que cuenten con representantes de los trabajadores, la consulta y la participación se llevarán a cabo través de dichos representantes. De no tenerlos, los trabajadores podrán ser consultados y participarán proponiendo mejoras en sus condiciones de seguridad y salud. A través de la negociación colectiva se pueden acordar sistemas de representación y de designación de delegados.

El empresario debe garantizar la adecuada formación a los trabajadores en materia preventiva. La formación en prevención de riesgos laborales es fundamental para el adecuado desempeño de la actividad laboral en condiciones de seguridad y salud y permite desarrollar las capacidades y aptitudes de los trabajadores para la correcta ejecución de las tareas.

El empresario tiene la obligación de adoptar las medidas adecuadas para que los trabajadores reciban toda la información necesaria en relación con:

a) Los riesgos para la seguridad y la salud de los trabajadores en el trabajo, tanto aquellos que afecten a la empresa en su conjunto como a cada tipo de puesto de trabajo o función.

b) Las medidas y actividades de protección y prevención aplicables a los riesgos señalados en el apartado anterior.

c) Las medidas de emergencia adoptadas.