Primeros auxilios

Los primeros auxilios son un conjunto de actuaciones y técnicas que permiten la atención inmediata del accidentado lo más rápida y adecuadamente posible hasta la llegada del equipo médico profesional con objeto de no agravar las lesiones producidas e incluso salvarle la vida.


Existen unas consideraciones que se deben tener siempre en cuenta ante una situación de emergencia y a la hora de socorrer a un accidentado ya que permitirán evitar errores en la atención del mismo que podrían agravar las lesiones existentes e incluso poner en peligro su vida.

Estos consejos son:

  • Conservar la calma.
  • Evitar aglomeraciones.
  • Dominar la situación.
  • No hacer más que lo indispensable.
  • No mover al accidentado (a menos que sea necesario) hasta que no se haya hecho una valoración primaria de éste.
  • Examinarlo para determinar aquellas situaciones que pongan en peligro su vida.
  • Tranquilizar al accidentado.
  • Mantenerlo caliente.
  • Activar urgentemente el sistema de emergencia.
  • Trasladarlo de forma adecuada y en el vehículo apropiado (ambulancia).
  • No dar nunca medicación.
  • No dar alimentos ni bebidas hasta que se haya hecho una valoración médica.