Equipos de protección individual

Equipos de protección individual

En función de la evaluación del riesgo y de lo establecido en la etiqueta y en la ficha de seguridad del producto fitosanitario, se determinarán los equipos de protección individual que deben ser utilizados durante la aplicación de productos fitosanitarios.

Protección respiratoria

Durante la aplicación de productos fitosanitarios se puede estar expuesto a gases, vapores y/o partículas tóxicas. Para muchos fitosanitarios, el sistema respiratorio es la vía de entrada más rápida y directa hacia el sistema circulatorio.

El gran número de productos fitosanitarios, de diferente naturaleza química, que pueden ser utilizados por un mismo trabajador unido a las distintas formas de aplicación de un mismo producto, dificulta la adopción de medidas de protección colectiva.

Los equipos de protección individual más utilizados son las mascarillas FFP o máscaras P contra partículas, y los A o AX en función del punto de ebullición de la sustancia activa.

Protección de la piel: ropa y guantes de protección

Tanto la ropa como los guantes de protección para proteger la piel de los operarios frente al contacto con las formulaciones de productos fitosanitarios, tanto concentradas como mezcladas con agua en el caldo de aplicación, son medidas de mitigación del riesgo consideradas en las reglamentaciones relacionadas con la comercialización de estos productos. En virtud de estas medidas y la capacidad de protección que se les asigna (factor de protección), la exposición prevista para un determinado escenario se calcula de una forma más precisa por parte de los evaluadores del riesgo.

Por otra parte, la legislación relacionada con la protección de la seguridad y salud de los trabajadores, establece una protección de los mismos a través de la utilización de Equipos de Protección Individual (EPI) efectivos cuando los riesgos no se puedan evitar o no puedan limitarse suficientemente por medios técnicos de protección colectiva o mediante medidas, métodos o procedimientos de organización del trabajo.

En el sector agrario, la ropa que deben usar los aplicadores ha sido siempre tema de debate. La ropa de protección ideal que se demanda en el sector es aquella que ofreciendo protección, sea lo suficientemente transpirable, para permitir su uso en trabajos al aire libre y recintos cerrados, a temperaturas y/o humedad elevada. La combinación de ambas propiedades es un reto difícil de alcanzar y de ahí que, ni el uso de una ropa de trabajo convencional ni un traje de protección química satisfaga las necesidades de estos trabajadores.

Los productos fitosanitarios se presentan comercialmente como una mezcla, donde un ingrediente activo (agente químico), se combina con otros agentes (que pueden incluir disolventes orgánicos) para finalmente, la mayor parte de las veces, mezclarse con agua en una proporción determinada con objeto de su pulverización sobre el cultivo. Son por tanto productos químicos, diluidos en agua en mayor o menor proporción, de manera que una protección efectiva frente al contacto con ellos debe basarse en ropa y guantes cuya barrera frente a los productos químicos haya sido probada y cumplan como EPI con la legislación que le sea de aplicación, en este caso, con lo establecido en el Reglamento (UE) 2016/425 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 9 de marzo de 2016, relativo a los equipos de protección individual.

Los guantes de protección química no suponen un grave problema de incomodidad, aunque su selección, uso adecuado y mantenimiento, sí requiere de ciertas pautas. La ropa de protección química, en cambio, implica más trabas a su aceptación. La clasificación de la ropa de protección química en 6 tipos, que se diferencian en su grado de hermeticidad y en los que material, ha de ser, como en guantes, resistente específicamente a la permeación de los compuestos frente a los que se está expuesto,hacen difícil afinar en la selección ideal.

Tanto los guantes como la ropa de protección química están clasificados en la categoría III, al igual que los equipos de protección respiratoria, por lo que deben llevar el marcado “CE.

Los EPI más comúnmente utilizados en la mayoría de los casos son los equipos de protección tipo 6 contra salpicaduras o tipo 4 contra líquidos.

La norma UNE-EN ISO 27065:2017 “Ropa de protección. Requisitos de rendimiento para la ropa de protección de los operadores que aplican líquidos pesticidas y para los trabajadores expuestos a estos pesticidas aplicados” ha sido elaborada específicamente para contemplar los requisitos de la ropa de protección para operarios expuestos a plaguicidas y presenta una ventaja considerable frente a las normas de ropa de protección química publicadas actualmente y usadas como referencia para operarios expuestos a plaguicidas. Esta norma, cuya elaboración ha sido muy compleja y ha tardado varios años, presenta una ventaja considerable frente a las normas de ropa de protección química publicadas actualmente y usadas como referencia.

Estas ventajas se resumen a continuación:

  • Está elaborada específicamente para los operarios que manipulan productos fitosanitarios e incluye en su campo de aplicación ropa para tareas de aplicación, de mezcla y carga así como para operaciones de reentrada.
  • Contempla tanto la ropa de protección completa como prendas de protección parcial como manguitos, pantalones, chaquetas, delantales y otros accesorios para colocar bajo la mochila de aplicación.
  • Los ensayos del material se realizan con un único producto químico, una formulación de pendimetalina, ya sea concentrada, tal y como se presenta comercialmente, o diluida al 5%.
  • Incluye tres niveles de protección creciente, C1, C2 y C3, en una misma norma, de forma que se convierte en una única norma de referencia para la ropa de protección frente a productos fitosanitarios.

Protección del pie y la pierna

Durante la preparación y aplicación de fitosanitarios es frecuente la salpicadura y caída del producto al suelo, como ocurre durante la aplicación de herbicidas.

El contacto con el pie se puede evitar con el uso de un calzado para uso profesional que ofrezca suficiente protección.

Los EPI más comúnmente utilizados en la mayoría de los casos serían:

  • Calzado de seguridad:
  • Calzado de protección
  • Calzado de trabajo.

Protección ocular

Durante las actividades de manipulación y aplicación de productos fitosanitarios puede existir riesgo de exposición ocular a las sustancias con las que se esté trabajando. En este caso, en función de lo que determine la evaluación de riesgos, se seleccionará el protector ocular más adecuado para cada situación.

Los EPI más comúnmente utilizados en la mayoría de los casos son las gafas de montura integral, pantalla universal o pantalla facial.