Condiciones ambientales

Pese a que la actividad pesquera ha tenido una evolución Riesgos biológicos notable a lo largo del tiempo, las condiciones laborales de los marineros continúan siendo de las más penosas. La salud de los trabajadores del mar está afectada por unas condiciones laborales muy duras y además están sometidos a ciertos riesgos importantes, entre ellos, las inclemencias meteorológicas, el trabajo realizado en la sala de máquinas, bodegas o el mismo trabajo realizado en cubierta, que pueden generar estrés térmico tanto por calor como por frío, dando lugar a hipotermias, congelaciones, golpes de calor, etc.

 

Nombre de la sección

Información básica

Aquí respondemos a algunas de las dudas básicas de condiciones ambientales.

La exposición excesiva al calor por razones laborales (trabajo manual en el exterior o que exigen un elevado contacto con ambientes calurosos) es uno de los factores de riesgo para la afectación de la salud por el efecto de altas temperaturas. Esta exposición a temperaturas excesivas puede provocar problemas de salud como:

  • Calambres.
  • Síncope o pérdida repentina del conocimiento durante un corto período de tiempo.
  • Agotamiento por calor.
  • Deshidratación.
  • Insolación.
  • Golpe de calor.

En relación con las bajas temperaturas, éstas pueden provocar entre otros:

  • Malestar general.
  • Disminución del rendimiento psicofísico.
  • Falta de destreza manual por vasoconstricción.
  • Pueden agravar problemas cardiacos y de las vías respiratorias.

NTP

icono-link NTP 922. Estrés térmico y sobrecarga térmica: evaluación de los riesgos (I)

icono-link NTP 1036. Estrés por frío (I).

Para la evaluación del riesgo por calor se utilizan los denominados índices de estrés que representan, mediante la asignación de un único número, los efectos de los parámetros básicos que caracterizan a un ambiente térmico (temperatura del aire, temperatura de globo, humedad relativa, etc.), El más utilizado es el denominado WBGT que tiene dimensiones de temperatura y que se compara con el valor que corresponde al consumo metabólico del trabajador para estimar la tolerancia de la exposición.

La determinación del estrés por frío es mucho más compleja, aunque el objetivo principal es impedir la hipotermia (la temperatura interna no debe descender por debajo de los 36 ºC) también hay que prevenir las lesiones causadas por el frío en las extremidades y la cabeza.

NTP

icono-link NTP 462. Estrés por frío. Evaluación de las exposiciones laborales.

icono-link NTP 922. Estrés térmico y sobrecarga térmica: evaluación de los riesgos (I)

icono-link NTP 923. Estrés térmico y sobrecarga térmica: evaluación de los riesgos (II)

icono-link NTP 1037. Estrés por frío (II)

Entre las medidas preventivas que se pueden aplicar frente al estrés térmico por calor se encuentran:

  • Verificar las condiciones meteorológicas de forma frecuente e informar a los trabajadores.
  • Limitar las tareas pesadas que requieran un gasto energético elevado. Si es posible, proporcionar ayudas mecánicas para la manipulación de cargas.
  • Proporcionar agua potable en las proximidades de los puestos de trabajo.
  • Limitar el tiempo o la intensidad de la exposición, haciendo rotaciones de tarea siempre que haya sitios con menor exposición que lo permitan.
  • Planificar las tareas más pesadas en las horas de menos calor, adaptando, si es necesario, los horarios de trabajo.
  • Considerar que es necesario un periodo de 7 a 15 días para que el trabajador se aclimate al calor. Cuando se deja de trabajar en condiciones calurosas durante periodos como las vacaciones o bajas laborales, es necesario volver a aclimatarse al incorporarse de nuevo al trabajo.
  • Aumentar la frecuencia de las pausas de recuperación (cada hora, por ejemplo)
  • Permitir al trabajador, en la medida de lo posible, adaptar su propio ritmo de trabajo.
  • Procurar vestir con ropas amplias, de tejido ligero y colores claros. Proteger la cabeza con gorra o sombrero.
  • Evitar el trabajo individual, favoreciendo el trabajo en equipo para facilitar la supervisión mutua de los trabajadores.
  • Informar a los trabajadores sobre los riesgos relacionados con el calor, sus efectos y las medidas preventivas y de primeros auxilios que hay que adoptar.

En el caso de estrés térmico por frío, algunas de las medidas que se pueden aplicar son:

  • Proteger las extremidades de los trabajadores.
  • Seleccionar la vestimenta adecuada para facilitar la evaporación de sudor.
  • Ingerir líquidos calientes para ayudar a recuperar pérdidas de energía calorífica.
  • Utilizar ropa cortaviento.
  • Realizar reconocimientos médicos previos como una medida adecuada para detectar disfunciones circulatorias, problemas dérmicos, etc.
  • Sustituir la ropa humedecida para evitar la congelación del agua y la consiguiente pérdida de energía calorífica.
  • Disminuir el tiempo de permanencia en ambientes fríos
  • Controlar el ritmo de trabajo.

NTP

icono-link NTP 462. Estrés por frío. Evaluación de las exposiciones laborales.

El efecto más grave de la exposición a situaciones de calor intenso es el golpe de calor. Cuando se produce el llamado golpe de calor, la temperatura corporal supera los 40,6 ºC, siendo mortal entre el 15 % y 25 % de los casos.

En caso de producirse un golpe de calor, la manera más adecuada de actuar es:

  • Colocar al trabajador en una zona a la sombra y en un ambiente frío, a ser posible.
  • Debe desvestirse al trabajador y se recomiendan duchas con agua fría (15-18ºC). No debe utilizarse agua más fría de 15ºC, ya que se produciría una disminución de la pérdida del calor, debido a una constricción de los vasos sanguíneos cutáneos.
  • Si el trabajador está consciente, suministrarle agua fría para beber. Si está inconsciente, colocarlo en posición recostado sobre un lateral de su cuerpo, con la cabeza ligeramente ladeada, el brazo inferior atrás, extendido, el superior flexionado hacia adelante y arriba y las piernas flexionadas, más la superior que la inferior.
  • Otra posibilidad es cubrir el cuerpo con toallas húmedas, cambiándolas con frecuencia y, preferiblemente, en combinación con un ventilador eléctrico o un dispositivo similar, para que la temperatura del cuerpo disminuya algo más.
  • Contacte con un médico y, si es posible, lleve al paciente al hospital lo más pronto posible. A menudo, una persona que sufre un golpe de calor puede precisar oxígeno, administración de suero por vía intravenosa y, algunas veces, medicación adecuada.

Otros enlaces de interés