Almacenamiento de productos químicos peligrosos

Las empresas pueden utilizar, en mayor o menor medida, Riesgos biológicos productos químicos peligrosos para el desarrollo de su actividad, bien sea de forma directa mediante la introducción de estos productos en sus procesos productivos, o de forma indirecta empleándolos en operaciones auxiliares, tales como el mantenimiento o la limpieza de los equipos y lugares de trabajo. Las condiciones en las que estos productos se almacenan en las instalaciones de las empresas y la forma en que se utilizan por parte de los trabajadores son clave para evitar accidentes.

En este apartado se pretenden abordar los aspectos a considerar cuando se trabaja con productos químicos peligrosos.

 

Nombre de la sección

Información básica

Aquí respondemos a algunas de las dudas básicas de almacenamiento de productos químicos peligrosos.

Un producto químico, bien en forma de sustancia o en forma de mezcla (formada por dos o más sustancias), puede presentar un riesgo para la seguridad y salud de los trabajadores o para el medio ambiente debido a sus propiedades fisicoquímicas, químicas o toxicológica o a la forma en la que se utiliza o se encuentra presente en el lugar de trabajo.

Estos productos químicos peligrosos están sometidos a un marco regulatorio europeo: Reglamentos Europeos REACH (nº1907/2006) y CLP (nº1272/2008), en lo que se refiere a su comercialización, clasificación, envasado y etiquetado, con el objetivo de mejorar la protección de la salud humana y el medio ambiente contra los riesgos que pueden presentar.

Los productos químicos peligrosos pueden originar diferentes tipos de peligros en función de la naturaleza del daño que pueden ocasionar:

  • Peligros físicos: se engloban los productos químicos que por sus características pueden dar lugar a accidentes por causar explosiones, quemaduras o incendios por tratarse de productos químicos explosivos, inflamables, comburentes o corrosivos.
  • Peligros para la salud: dentro de esta categoría se incluyen aquellos productos químicos que pueden ocasionar daños en la salud de las personas, por ser tóxicos, cancerígenos, mutágenos, o tóxicos para la reproducción.
  • Peligros para el medio ambiente: se incluyen los productos químicos que dentro de su peligrosidad está la de provocar daños al medio ambiente, contaminando los ecosistemas o resultando bioacumulativos.

Dentro de cada clase de peligro el Reglamento CLP diferencia a su vez diversas categorías de peligro en función de la gravedad de los efectos ocasionados, siguiendo los criterios de clasificación del Sistema Mundialmente Armonizado de Clasificación y Etiquetado de Productos Químicos.

Cuando una sustancia o mezcla se clasifica como peligrosa, debe incluir una etiqueta en el envase. La etiqueta facilita datos sobre el producto, el proveedor, el peligro y las precauciones que deben tomarse. En concreto, en la etiqueta aparecerán los pictogramas de peligro que facilitan información de su peligrosidad, así como las palabras de advertencia y las indicaciones de peligro.

En la mayoría de casos, los productos químicos peligrosos, además de ir etiquetados deben ir acompañados de una ficha de datos de seguridad, que amplía el contenido de la etiqueta incluyendo información sobre la peligrosidad, propiedades físicas y químicas, información de carácter toxicológico, etc. según lo establecido en el Reglamento REACH.

  • Peligrosidad y cantidad de los productos químicos almacenados
  • Características que deben tener los almacenes
  • Compatibilidad de los productos químicos almacenados
  • Procedimientos de trabajo durante las operaciones de manipulación de productos químicos y mantenimiento de los almacenamientos
  • Información y formación a los trabajadores
  • Medidas de emergencia y, en su caso, Plan de autoprotección

Los productos químicos peligrosos que posean una ITC específica como son: los líquidos inflamables y combustibles, el óxido de etileno, el cloro, el amoniaco anhidro, los gases en recipientes a presión móviles, los líquidos corrosivos, los líquidos tóxicos, el fertilizantes a base de nitrato amónico con alto contenido en nitrógeno y los peróxidos orgánicos y las materias autorreactivas; y les resulte de aplicación, se almacenarán según lo indicado en la misma. Cuando no le aplique o no exista dicha ITC, se almacenarán según lo establecido en el Reglamento de almacenamiento de productos químicos (aprobado por el Real Decreto 656/2017) que contiene normas de carácter general relativas a las condiciones de seguridad de las instalaciones de almacenamiento, carga, descarga y trasiego de productos químicos peligrosos.