Cosméticos

Los productos cosméticos están integrados en la vida Riesgos biológicos cotidiana de millones de personas y utilizados de manera diaria. Desde un punto de vista profesional, se utilizan en diferentes sectores de actividad, desde la fabricación del producto cosmético hasta la utilización por parte de diferentes profesionales como las peluquerías, barberías, centros de estética y masaje, centros de manicura y pedicura o peluquerías de animales.

Aunque a primera vista pueda parecer que los productos cosméticos no son agentes químicos, la mayor parte de sus ingredientes o sustancias que los componen sí lo son. Durante su utilización y manipulación profesional, se deberá tener en cuenta la peligrosidad de dichos ingredientes y adoptar las medidas necesarias con objeto de prevenir y controlar los riesgos.

 

Nombre de la sección

Información básica

Aquí respondemos a algunas de las dudas básicas de agentes químicos.

Un producto cosmético, según la normativa europea que los regula (Reglamento (CE) nº 1223/2009 sobre los productos cosméticos), es toda sustancia o mezcla que se pone en contacto con partes superficiales del cuerpo humano (epidermis, sistema piloso y capilar, uñas, labios y órganos genitales externos) o con los dientes y las mucosas bucales, con el fin exclusivo o principal de limpiarlos, perfumarlos, modificar su aspecto, protegerlos, mantenerlos en buen estado o corregir los olores corporales.

No se considera cosmético, a efectos regulatorios, las sustancias o mezclas destinadas a ser ingeridas, inhaladas, inyectadas o implantadas en el cuerpo humano.

Un ingrediente es cualquier sustancia o mezcla que se utiliza intencionadamente en el cosmético durante el proceso de fabricación. Dichos ingredientes, además de químicos, pueden ser de otro tipo (como botánico, biológico, mineral, etc.). Para identificar los ingredientes cosméticos se utiliza una nomenclatura propia que puede o no coincidir con la denominación reconocida para los compuestos químicos, denominada “Nomenclatura Internacional de Ingredientes Cosméticos (o nombre INCI)” elaborada y consensuada por diferentes asociaciones de la industria cosmética a nivel internacional. En el caso concreto de los colorantes utilizados en los tintes para el cabello, la nomenclatura más utilizada es la “Colour Index (CI)”.

No. La ficha de datos de seguridad es obligatoria a sustancias o mezclas que sean clasificadas como peligrosas según el Reglamento (CE) Nº 1272/2008, sobre clasificación, etiquetado y envasado de sustancias y mezclas (Reglamento CLP). Sin embargo, este Reglamento no es de aplicación al producto cosmético terminado, a los que les aplica una normativa específica: el Reglamento (CE) nº 1223/2009 sobre los productos cosméticos. Este reglamento pretende que los productos cosméticos comercializados en la Unión Europea sean seguros, que el fabricante sea responsable de la seguridad y salud de los mismos y que garantice una evaluación de la seguridad previa a la venta.

Al no disponer de fichas de datos de seguridad, la información sobre la peligrosidad de los ingredientes de los cosméticos debe extraerse de su etiqueta. En ella figura la lista de ingredientes, en orden decreciente de importancia ponderal.

Todos los ingredientes presentes en forma de nanomateriales deben estar claramente indicados en la lista de ingredientes, debiendo ir seguidos del término “nano”. Los compuestos perfumantes y aromáticos aparecen con los términos “parfum” o “aroma”. En la etiqueta también se indicarán las particularidades de empleo, y las precauciones particulares de los productos cosméticos de uso profesional. Los colorantes están son identificados con el término “CI” seguido de un número.

Se puede consultar la información sobre la peligrosidad y otros aspectos de los ingredientes contenidos en los productos cosméticos en la base de datos en la base de datos de la Comisión Europea denominada CosIng (European Comission database for information on cosmetic substances and ingredients) Consultar

MÁS INFORMACIÓN

icono-link CosIng (European Comission database for information on cosmetic substances and ingredients)

El fabricante o distribuidor de un producto cosmético, a través de su persona responsable facilitarán el acceso del público de la información cuantitativa de las sustancias peligrosas contenidas en el producto cosmético, según el artículo 21 del Reglamento sobre productos cosméticos.

Los efectos para la salud varían en función de los ingredientes peligrosos que contenga el producto cosmético. Los ingredientes pueden ser de origen químico o de otro origen (biológico, botánico, mineral, etc.). Para los de de origen químico puede consultarse la información sobre la clasificación de su peligrosidad en la lista de sustancias con clasificación y etiquetado armonizado del anexo VI del Reglamento (CE) Nº 1272/2008, sobre clasificación, etiquetado y envasado de sustancias y mezclas (Reglamento CLP): Consultar

Para el resto de ingredientes que no sean sustancias o mezclas químicas, debe obtenerse la información del fabricante o proveedor, o de otras fuentes técnicamente fiables.

La vía más frecuente de exposición en la utilización profesional de productos cosméticos es la vía dérmica, puesto que una gran parte de los productos son cremas, lociones y otros destinados a la higiene o tratamiento de la piel, cabello o uñas. En ocasiones, los productos cosméticos deben aplicarse mediante técnicas de aplicación con calor, o deben mezclarse previamente para su utilización posterior, por lo que podría producirse una exposición por vía inhalatoria.

Si los productos cosméticos contienen agentes químicos peligrosos se debe evaluar el riesgo para la seguridad y la salud de los trabajadores contra los riesgos, tanto en condiciones normales como con ocasión de incidentes o emergencias de la presencia de dichos agentes en el lugar de trabajo.

Si además dichos agentes químicos peligrosos son cancerígenos o mutágenos se debe cumplir con lo establecido en Real Decreto 665/1997 sobre protección de los trabajadores contra los riesgos relacionados con la exposición a agentes cancerígenos durante el trabajo. Puede obtenerse más información en el apartado “CANCERÍGENOS, MUTÁGENOS Y TÓXICOS PARA LA REPRODUCCIÓN”.

En la medida en que sea técnicamente posible, se evitará la utilización en el trabajo sustancias o mezclas cancerígenas o mutágenas. Se procederá a la sustitución de la sustancia, mezcla o procedimiento por otro u otros que no sea peligroso o lo sea en menor grado para la salud o la seguridad de los trabajadores.

Algunos ingredientes de especial interés en los productos cosméticos por su riesgo potencial son:

  • Alergenos del perfume. Son sustancias que pueden provocar reacciones alérgicas en la piel tras el contacto con la cantidad suficiente. Actualmente existe una lista de 26 sustancias identificadas como fragancias alergénicas para las que es obligatoria su identificación en la etiqueta.
  • Tintes para el cabello: En 2001 se publicó un estudio científico sobre el uso de colorantes permanentes y el cáncer de vejiga que obligó a establecer a nivel europeo una estrategia para evaluar la seguridad de las sustancias utilizadas en dichos productos (Reglamento UE 1197/2013 de la Comisión por la que se modifica el Anexo III del Reglamento sobre productos cosméticos).

El usuario profesional que los utilice debe seguir siempre las indicaciones específicas del fabricante sobre cómo realizar la mezcla y sobre el uso de equipos de protección individual para su manipulación en las diferentes etapas de aplicación del tinte.

  • Sustancias cancerígenas, mutágenas o tóxicas para la reproducción: Aunque en su mayoría las sustancias cancerígenas, mutágenas o tóxicas para la reproducción están prohibidas en los productos cosméticos, hay excepciones, y es posible que se permita su uso bajo ciertas restricciones (concentración en la mezcla, tipo de producto en el que están permitidas…).
  • Conservantes. Los conservantes son sustancias con la capacidad de prevenir o disminuir el crecimiento microbiano en un cosmético. Son sustancias sujetas a prohibiciones o restricciones de uso específicas.
  • Nanomateriales. En los productos cosméticos, los nanomateriales están identificados en la etiqueta. Actualmente existe una información limitada sobre la toxicología y los efectos para la salud de los nanomateriales, con lo que debe aplicarse siempre, durante su utilización profesional, el principio de precaución.
Nombre de la sección

También puede interesarle

Enlaces a organismos relacionados con los agentes químicos.