Manipulación manual de cargas

De acuerdo con el RD 487/1997, entendemos por Riesgos biológicos manipulación manual de cargas cualquier operación de transporte o sujeción de una carga por parte de uno o varios trabajadores, como el levantamiento, la colocación, el empuje, la tracción o el desplazamiento.

En este sitio podrá encontrar información acerca de los métodos de evaluación aplicables, la normativa legal y técnica existente, documentos y otras publicaciones sobre la materia.

 

Nombre de la sección

Información básica

Aquí respondemos a algunas de las dudas básicas de manipulación manual de cargas.

La manipulación manual de cargas (MMC) se define como “cualquier operación de transporte o sujeción de una carga por parte de uno o varios trabajadores, como el levantamiento, la colocación, el empuje, la tracción o el desplazamiento, que por sus características o condiciones ergonómicas inadecuadas entrañe riesgos, en particular dorsolumbares, para los trabajadores” (RD 487/1997).

Hay por tanto dos conceptos fundamentales que se han de englobar en el concepto de carga: objeto inanimado y personas o animales.

Por otro lado, como hemos visto anteriormente se entiende por manipulación manual no sólo el levantamiento o transporte de una carga, sino cualquier tarea de transporte o sujeción con las manos u otras partes del cuerpo, el mantenimiento de una carga alzada, la colocación, el empuje, la tracción, el desplazamiento e incluso el lanzamiento de la misma de una persona a otra. Incluye igualmente las tareas de manipulación de materiales por medio de una grúa u otro medio mecánico siempre que requieran en parte de esfuerzo humano.

Dentro de la definición de manipulación manual de cargas se consideran una serie de acciones:

  • Levantamiento y descenso: Desplazamiento de una carga en el plano vertical sosteniendo la carga sin ayuda de asistencia mecánica. Si el desplazamiento se realiza en contra de la gravedad será un levantamiento y si el desplazamiento se realiza a favor de gravedad se denomina descenso.
  • Transporte: Desplazamiento de una carga en el plano horizontalmente sosteniendo la carga sin asistencia mecánica.
  • Empuje y arrastre: Desplazamiento de una carga en el plano horizontal sin sostenerla. Si la fuerza que se aplica se aleja del cuerpo se considera empuje y si esta se acerca hacia el cuerpo se considera arrastre.

A la hora de analizar una tarea que requiera una manipulación manual de cargas se deben considerar los siguientes factores de riesgo:

  1. Las características del la carga. La manipulación manual de una carga puede presentar un riesgo, en particular dorsolumbar, en los casos siguientes: Cuando la carga es demasiado pesada o demasiado grande. Cuando es voluminosa o difícil de sujetar. Cuando está en equilibrio inestable o su contenido corre el riesgo de desplazarse. Cuando está colocada de tal modo que debe sostenerse o manipularse a distancia del tronco o con torsión o inclinación del mismo. Cuando la carga, debido a su aspecto exterior o a su consistencia, puede ocasionar lesiones al trabajador, en particular en caso de golpe.
  2. El Esfuerzo físico necesario. Un esfuerzo físico puede entrañar un riesgo, en particular dorsolumbar, en los casos siguientes: Cuando es demasiado importante. Cuando no puede realizarse más que por un movimiento de torsión o de flexión del tronco. Cuando puede acarrear un movimiento brusco de la carga. Cuando se realiza mientras el cuerpo está en posición inestable. Cuando se trate de alzar o descender la carga con necesidad de modificar el agarre.
  3. Las características del medio de trabajo. Las características del medio de trabajo pueden aumentar el riesgo, en particular dorsolumbar, en los casos siguientes: Cuando el espacio libre, especialmente vertical, resulta insuficiente para el ejercicio de la actividad de que se trate. Cuando el suelo es irregular y, por tanto, puede dar lugar a tropiezos o bien es resbaladizo para el calzado que lleve el trabajador. Cuando la situación o el medio de trabajo no permite al trabajador la manipulación manual de cargas a una altura segura y en una postura correcta. Cuando el suelo o el plano de trabajo presentan desniveles que implican la manipulación de la carga en niveles diferentes. Cuando el suelo o el punto de apoyo son inestables. Cuando la temperatura, humedad o circulación del aire son inadecuadas. Cuando la iluminación no sea adecuada. Cuando exista exposición a vibraciones.
  4. Las exigencias de la actividad. La actividad puede entrañar riesgo, en particular dorsolumbar, cuando implique una o varias de las exigencias siguientes: Esfuerzos físicos demasiado frecuentes o prolongados en los que intervenga en particular la columna vertebral. Periodo insuficiente de reposo fisiológico o de recuperación. Distancias demasiado grandes de elevación, descenso o transporte. Ritmo impuesto por un proceso que el trabajador no pueda modular.
  5. Los factores individuales de riesgo. Constituyen factores individuales de riesgo: La falta de aptitud física para realizar las tareas en cuestión. La inadecuación de las ropas, el calzado u otros efectos personales que lleve el trabajador. La insuficiencia o inadaptación de los conocimientos o de la formación. La existencia previa de patología dorsolumbar.
     

Las principales medidas preventivas deben ir encaminadas a evitar el riesgo: Por ejemplo se puede automatizar un proceso para eliminar la tarea peligrosa o bien emplear una serie de ayudas mecánicas para la acción considerada como crítica: empleo de carretillas, grúas y carros, elementos elevadores (mesas, camas de hospital, etc). Se puede también incidir en la reducción o rediseño de la carga o en la mejora de las condiciones del entorno de trabajo. Otro tipo de medidas entraría en el ámbito de la organización del trabajo: rotación de tareas, control de tiempos de actividad, así como pausas y descansos. La formación adecuada y centrada en los riesgos y en las medidas preventivas es fundamental.

Por último se puede promover, un aumento de la capacidad funcional del sistema musculoesquelético, a través de campañas y técnicas relacionadas con la promoción de la salud.

Los principales efectos para la salud se producen en la zona dorsolumbar, y se pueden clasificar atendiendo al tipo de tejido que afecten:

  • Fatiga fisiológica.
  • Daño muscular: contracturas, calambres y rotura de fibras.
  • Tendinosa y ligamentosa: sinovitis, tenosinovitis, roturas, esguinces y bursitis.
  • Articular: artrosis, artritis, hernias discales.
  • Otros efectos:
    • Oseos: fracturas y fisuras.
    • Neurológicos: atrapamientos.
    • Vasculares: trastornos vasomotores.
    • Pared abdominal: otras hernias.

La vigilancia de la salud adquiere un interés especial, pues es el punto donde se va a determinar. Dentro de las enfermedades profesionales que se contempla ene l RD 1299/2006, de 10 de noviembre, por el que se aprueba el cuadro de enfermedades profesionales en el sistema de la Seguridad Social y se establecen criterios para su notificación y registro, el grupo 2 se agrupan todas las correspondientes con problemas ostemusculares.

Existe un protocolo de vigilancia médica específica relacionado con la Manipulación de Cargas:

Para saber más sobre cómo gestionar la vigilancia de la salud ir al apartado específico de la web.

Nombre de la sección

Enlaces de interés

Recursos en internet relacionados con la manipulación manual de cargas.