Protección auditiva

El protector auditivo debe reducir el nivel de Riesgos biológicos ruido por debajo del nivel de acción que determine la normativa correspondiente.

La selección dependerá de las características del ruido (el nivel de presión acústica), el contenido en frecuencia, las características impulsivas o no del ruido, las características del trabajo y del trabajador.

La caracterización acústica del protector auditivo que debe figurar en el folleto informativo del equipo debe incluir:

  • Atenuación asumida por frecuencias del tercio de banda de octava de 125 a 8000 Hz.
  • Valores H-M-L, atenuaciones acústicas globales para ruido en alta, media y baja frecuencia.
  • El valor SNR, atenuación acústica global para un ruido de espectro plano.

Las características acústicas del protector conjuntamente con la caracterización de nuestro ruido permiten calcular el valor PNR, reducción prevista del nivel de ruido (diferencia entre el nivel de presión sonora ponderado A del ambiente y el nivel de presión sonora efectivo con protector).

Los equipos de protección auditiva son de categoría III, por tanto, sobre el equipo debe figurar el marcado CE seguido del número de identificación del organismo notificado que participe en el procedimiento de conformidad con el tipo (módulo C2 o D del Reglamento (UE) 2016/425).

 

Nombre de la sección

FSU - EPI

Visite nuestra recopilación de Fichas de selección y uso de EPI.

Nombre de la sección

Normas técnicas

Listado con las normas técnicas disponibles para la materia de protección auditiva.

Nombre de la sección

Información básica

Aquí respondemos a algunas de las dudas básicas de equipos de protección individual.

Los protectores auditivos pueden clasificarse en función de:

Modo de colocación o diseño

  • Orejeras: consisten en dos casquetes que cubren los pabellones auditivos que se adaptan a la cabeza, produciendo un sellamiento acústico mediante unas almohadillas flexibles rellenas de espuma o líquido viscoso. Las superficies internas de los casquetes están rellenas de material absorbente del sonido. Los casquetes están unidos mediante una banda de plástico o metal (arnés) que ejerce presión a ambos lados de la cabeza. A veces, puede existir una cinta de cabeza para sostener los casquetes cuando el arnés se coloca detrás de la cabeza o debajo de la barbilla. Las orejeras pueden ser con arnés de cabeza, de nuca, bajo la barbilla o universal (que admite todas las posiciones mencionadas).
  • Orejeras acopladas a cascos de protección: consisten en dos casquetes unidos a brazos regulables que se fijan en un casco de protección. El conjunto se considera un tipo de protector auditivo específico.
  • Cascos acústicos: además de cubrir los pabellones auditivos, estos equipos cubren parte de la cabeza reduciendo la transmisión ósea del sonido al oído interno. Su uso está limitado a situaciones muy específicas.
  • Tapones: se colocan dentro o a la entrada del conducto auditivo, formando un sellamiento. Pueden disponer de un arnés o cordón de unión (para evitar que se pierdan). Pueden ser reutilizables o desechables (de un solo uso). Entre ellos podemos distinguir los siguientes:
  • Tapones moldeables por el usuario: están fabricados con materiales que se pueden comprimir y dar forma previamente a ser introducidos en el conducto auditivo en cuyo interior se expanden sellando la entrada.
  • Tapones premoldeados: se introducen en el conducto auditivo directamente, sin darle forma previamente. Suelen fabricarse en silicona, goma o plástico. Pueden estar disponibles en diversos tamaños.
  • Tapones con arnés: pueden ser moldeables o premoldeados y están unidos por un arnés que los presiona dentro o a la entrada del conducto auditivo. Cuando están diseñados para colocarse en la entrada del conducto auditivo, se denominan “semi-aurales”.
  • Tapones personalizados: se fabrican individualmente para que se adapten al conducto auditivo de un usuario concreto.

Modo de funcionamiento

  • Pasivos: Las propiedades de reducción del ruido las tienen por su diseño y materiales que los constituyen, por absorción y/o reflexión del sonido.
  • No pasivos: Son protectores auditivos pasivos con funciones adicionales que se consiguen mediante componentes mecánicos o electrónicos. Entre ellos se destacan:
  • Dependientes del nivel: Diseñados para proporcionar una atenuación diferente en función del nivel de ruido exterior. Protegen contra el riesgo de ruido impulsivo o intermitente permitiendo la comunicación durante periodos de silencio. Las características de estos equipos se pueden conseguir mediante filtros acústicos o mediante un sistema electrónico de restauración del sonido.
  • Con reducción activa del ruido (ANR): Poseen un sistema electrónico de cancelación del sonido. Particularmente eficaces a bajas frecuencias.
  • Con sistema de comunicación: Poseen un sistema por cable o inalámbrico que permite la transmisión de señales, alarmas, mensajes o programas de entretenimiento.

NOTA: Todos ellos pueden ser orejeras o tapones y algunos equipos pueden tener más de un modo de funcionamiento.

A continuación se indican puntos clave a tener en cuenta en la selección y uso de estos equipos:

  • La selección de los protectores auditivos debe hacerse teniendo en cuenta los niveles y espectro en frecuencia del ruido al que se está expuesto y los niveles y frecuencias de atenuación del protector. Un protector puede ser adecuado para un ruido particular y no para otro.
  • El ajuste y adaptación al usuario del protector está directamente relacionado con la atenuación proporcionada. Un mal ajuste puede hacer que la protección efectiva sea menor que la indicada por el fabricante. La selección de la talla adecuada influye en el correcto ajuste del protector.
  • Los protectores auditivos se deben usar durante todo el tiempo que se esté expuesto al ruido que motivó su selección. Si no se usan, incluso durante un corto periodo de tiempo, la atenuación y protección efectiva se verá muy reducida.
  • Los protectores deben ser sustituidos ante cualquier signo de rotura de los casquetes, aparición de grietas o endurecimiento de las almohadillas, disminución de la presión del arnés o cualquier otro signo que haga sospechar que afecta al aislamiento proporcionado.
  • Existen protectores con respuesta plana en frecuencias que proporcionan igual atenuación en un determinado rango de frecuencias y en ciertos entornos laborales, pueden ser útiles ya que facilitan la comunicación y permiten una percepción del sonido no distorsionada.

Otros enlaces de interés