null ¿Cómo se evalúa la exposición a CEM? ¿Es necesario medir?

¿Cómo se evalúa la exposición a CEM? ¿Es necesario medir?

En general, los equipos eléctricos habituales presentes en la mayoría de los lugares de trabajo, tales como oficinas o comercios, no supondrán riesgos de exposición a CEM peligrosos. En estos casos, bastará con constatar que no existe ningún equipo que emita CEM peligrosos.

La guía europea no vinculante de buenas prácticas para la aplicación de la Directiva 2013/35/UE, sobre disposiciones mínimas de salud y seguridad relativas a la exposición de los trabajadores a los riesgos derivados de agentes físicos (campos electromagnéticos), para ayudar a los empresarios a llevar a cabo una evaluación inicial de su lugar de trabajo, incluye un cuadro de situaciones de trabajo comunes. Dicho cuadro indica las situaciones que precisan de evaluaciones específicas para los trabajadores con implantes activos, para los demás trabajadores con riesgos particulares y para el conjunto de los trabajadores. Este cuadro puede servir de ayuda a la mayoría de los empresarios para determinar la presencia de CEM en el lugar de trabajo.

En el caso de que existiera la posibilidad de tener CEM peligrosos, de deberá comparar su intensidad con la establecida en los límites de exposición. En este caso se recomienda primero recurrir a la información facilitada por los fabricantes de los equipos. Si se sospechase que existe la posibilidad de superar los niveles de acción lo más acertado sería adoptar medidas adicionales de prevención y protección y en un último caso realizar mediciones para comparar con los valores límite.