Protección pies y piernas

El calzado de uso profesional es el Equipo de Protección Riesgos biológicos Individual diseñado para proteger el pie/pierna de los riesgos existentes en el lugar de trabajo, fundamentalmente frente a riesgos mecánicos (caídas de objetos, atrapamientos, objetos punzantes, cortes, deslizamientos, cortes por sierra de cadena, etc.), térmicos (temperatura ambiental, del suelo, presencia de fuego, salpicadura de metal fundido, etc.), químicos y eléctricos (contacto eléctrico, descarga electrostática, etc.).

Las características del calzado de uso profesional están determinadas, de forma general, por los materiales de fabricación empleados (por ejemplo, cuero, caucho, etc.), formas o diseños del mismo y de los elementos de protección incorporados al equipo (como topes de seguridad, suela de aislamiento, etc.).

Básicamente existen tres tipos de calzado de uso profesional:

  • calzado de seguridad (ofrece protección frente al riesgo de impacto al menos de 200 J y compresión al menos 15 kN),
  • calzado de protección (ofrece protección frente al riesgo de impacto al menos de 100 J y compresión al menos 10 kN) y
  • calzado de trabajo (no garantiza protección contra el impacto ni compresión en la parte delantera del pie).
 

Nombre de la sección

FSU - EPI

Visite nuestra recopilación de Fichas de selección y uso de EPI.

Nombre de la sección

Información básica

Aquí respondemos a algunas de las dudas básicas de protección de pies y piernas.

La clasificación puede hacerse atendiendo a distintos criterios:

  • Según la parte de la pierna que queda cubierta (altura de la caña) se pueden distinguir: zapato, bota baja o tobillera, bota de media caña, bota alta y bota extralarga.
  • Según el material del que esté fabricado el calzado se clasifica en calzado fabricado de cuero y otros materiales (clasificación I) y calzado completamente fabricado de caucho o de material polimérico (clasificación II).
  • Según la protección ofrecida frente a impacto y compresión en la zona delantera (dedos), se distingue entre:
    1. Calzado de seguridad y calzado de protección, que garantizan la protección de los dedos ofreciendo el calzado de seguridad mayor nivel de protección que el calzado de protección.
    2. Calzado de trabajo, que no garantiza la protección de los dedos.

Protecciones específicas

A su vez, los tipos anteriores pueden ofrecer protecciones específicas del pie como:

Imagen con calzado especial de seguridad para el trabajo

  • Resistencia al deslizamiento, en determinadas condiciones.
  • Aislamiento térmico de la suela.
  • Comportamiento eléctrico, clasificándose el calzado en: conductor, aislante de la electricidad o antiestático.
  • Capacidad de absorción de energía del tacón, para proteger de posibles lesiones asociadas a impactos en el talón.

Actividades específicas

Otros tipos de calzado para actividades específicas son:

  • Calzado para bomberos
  • Calzado aislante de la electricidad para instalaciones de baja tensión
  • Calzado con resistencia a productos químicos
  • Calzado resistente al corte por sierra de cadena
  • Calzado frente al riesgo térmico y salpicaduras de metal fundido (en trabajos de fundición y soldadura).

A continuación se indican puntos clave a tener en cuenta en la selección y uso de estos equipos:

Imagen representativa del riesgo de perforacion del pie con un clavo

  • Para trabajos en ambientes con mucha humedad es recomendable, en general, el uso de calzado fabricado completamente de caucho o de material polimérico.
  • Cuando se trabaje en atmósferas potencialmente explosivas o se manejen líquidos inflamables es recomendable el uso de calzado conductor o antiestático, en función de la existencia de riesgo de choque eléctrico.
  • Cuando el usuario necesite llevar plantillas ortopédicas debe garantizarse que el calzado no modifica el nivel de protección ofrecido. En este caso debe proporcionarse un calzado apto para el uso de este tipo de plantillas.

Otros enlaces de interés