Jornada técnica: Digitalización y Teletrabajo, abordaje desde la PRL

Desde la Estrategia Española de Seguridad y Salud en el Trabajo 2015-2020, el Gobierno, junto con las Comunidades Autónomas y los interlocutores sociales, ha establecido el marco general desde el cual responder a la demanda para la mejora de las condiciones de seguridad y salud en el trabajo como parte del bienestar al que socialmente es preciso dar respuesta.

Portátil y móvil

Una de las premisas de las que se parte es que, una vez conocidas las debilidades, éstas pueden transformarse en fortalezas, haciendo frente de este modo a las dificultades que se presenten en el camino que conduce a la meta común como colectivo de conseguir unos lugares de trabajo seguros, saludables y productivos

Para ello, se resalta la importancia de la revalorización y el fortalecimiento de las instituciones con competencias en prevención de riesgos laborales, potenciando la coordinación y colaboración entre ellas, en el objetivo común de afianzar la cultura de la prevención y de la salud en las empresas y en la sociedad en su conjunto.

Por su parte, la Estrategia Cántabra de Seguridad y Salud en el Trabajo 2017-2020, en línea con la anterior, y punto de partida para los programas y actuaciones concretas en materia de prevención de riesgos laborales dentro de la Comunidad de Cantabria, incide específicamente en el afrontamiento de los nuevos retos acordes con la situación de las condiciones de trabajo que vayan surgiendo a lo largo del tiempo. Para ello, propone flexibilidad, mediante la cual se pueda reaccionar activamente ante los posibles cambios y factores sociolaborales que inevitablemente el desarrollo de los trabajos pueda ir introduciendo.

TELETRABAJO Y DIGITALIZACIÓN

Desde su origen, la prevención de riesgos laborales ha ido avanzando en conocimiento y en herramientas a medida que los sistemas productivos experimentaban avances en su forma de desarrollo.

A comienzos del siglo XXI, aspectos como la conciencia derivada de los problemas surgidos por el cambio climático o la transformación en la prestación de los servicios demandados por la ciudadanía llevan ya tiempo imponiendo cambios en la vida de las personas, y en el funcionamiento de las empresas y organizaciones.

En estos dos últimos años, además, el conjunto de medidas excepcionales para promover la continuidad del trabajo a pesar de situaciones como las producidas a raíz de la COVID-19, han supuesto, si cabe, un avance definitivo en el uso de las nuevas tecnologías a todos los niveles y en la evolución digital.

Fruto de esta realidad, el reciente Marco estratégico de la Unión Europea en materia de salud y seguridad en el trabajo, aprobado durante el mes de junio del presente año, ya resalta la transición digital y la evolución de los nuevos entornos laborales como aspectos prioritarios en los que se debe actuar.

La presente jornada, organizada en coordinación con el Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo, O.A., M.P. y desde el Instituto Cántabro de Seguridad y Salud en el Trabajo, pretende servir de punto de partida para compartir conocimiento y experiencias, prestando atención a algunos de los más recientes cambios en las formas de trabajo, vinculados sobe todo al uso de la digitalización y al fomento del teletrabajo.

Las tecnologías móviles digitales y la conectividad generalizada ofrecen la oportunidad de mejorar la flexibilidad y el equilibrio entre vida personal y laboral, pero también podrían implicar un aumento de la demanda de disponibilidad permanente, horarios de trabajo irregulares, límites difusos entre el trabajo y la vida privada y formas precarias de trabajo.

En este contexto, los factores de riesgo psicosocial y organizativo merecen una atención especial, ya que pueden dar lugar a niveles más elevados de estrés relacionados con el trabajo y a problemas de salud mental. Por otra parte, las tecnologías digitales y las nuevas formas de trabajo plantean retos para la aplicación de la normativa sobre seguridad y salud en el trabajo.

La participación de expertos en las distintas vertientes, que tanto el teletrabajo como la digitalización están poniendo de manifiesto, a partir de ponencias o de su intervención en las diferentes mesas redondas, confiamos pueda despertar el interés por seguir profundizando en el abordaje de los riesgos de las nuevas formas de trabajo y suponga un enriquecedor punto de encuentro para todos aquellos profesionales interesados en el tema.

VIDEO

Contenido relacionado