Diferentes especies del género:

Sinónimos:

Nombre común: cercarias

.
Última modificación: 18/04/2022

Schistosoma spp. son gusanos pertenecientes al filo de los platelmintos. Los gusanos adultos viven en la sangre de sus huéspedes; miden entre 7- 28 milímetros (mm) de largo por 0,3-0,6 mm de ancho; tienen una boca con ventosas en el extremo anterior, que también les sirve de ano. Presentan un claro dimorfismo sexual, los machos son más cortos y gruesos y tienen un profundo surco ventral o esquisto donde se acopla la hembra durante la cópula.

Los huevos tienen una forma y tamaño que varían según la especie. Normalmente son redondos u ovalados, suelen tener un espolón o espina y en su interior se encuentra el miracidio.

El miracidio tiene una longitud aproximada de 150 micras (µm), es ciliado, móvil y con un apéndice espinoso.

Las cercarias miden aproximadamente 0,5 mm, en un extremo tienen la cabeza, en la que hay una boca con ventosas ventrales y en el otro extremo, una cola bifurcada.

Su ciclo de vida es dioico, en él participan dos hospedadores. El ciclo comienza cuando los huevos liberados en el agua eclosionan y liberan el primer estado larvario o miracidio. El miracidio nada en el agua hasta que encuentra y penetra en el hospedador intermediario (caracol de agua dulce). En el interior del caracol, el miracidio se reproduce asexualmente mediante dos generaciones de esporoquistes a partir de los cuales se desarrollan las cercarias (larvas infecciosas para humanos, otros mamíferos y aves), que abandonan el caracol y pasan al agua. Las cercarias liberadas cuando penetran en el hospedador definitivo (humanos, aves o mamíferos) pierden la cola y se convierten en el siguiente estado larvario o esquistosómulas, que penetran en los vasos sanguíneos para llegar a los pulmones y luego al hígado, donde se convierten en gusanos adultos y se aparean; de allí, migran emparejados hasta su localización definitiva donde la hembra pone los huevos (la localización definitiva parece ser específica para cada especie, por ejemplo S. haematobium se encuentra normalmente en el plexo vesical, pero también pueden moverse de unas localizaciones a otras). Aproximadamente la mitad de los huevos progresan hacia la luz de la vejiga y de los uréteres y se eliminan con la orina. Los demás huevos son arrastrados por el torrente sanguíneo a distintos tejidos del hospedador donde quedan retenidos (3) (9).

Reservorio

Humanos, mamíferos (cánidos, felinos, roedores, porcinos, ovinos, equinos, primates, nutrias), caracol de agua dulce, agua dulce (arroyos, lagos, estanques o embalses artificiales).

Hospedadores

Humanos y caracol de agua dulce (Bulinus spp., Physopsis spp. y Planorbarius spp., hospedadores intermediarios).

Dosis Infectiva Mínima (DIM)

Un pequeño número de cercarías son capaces de causar la infección. En el caso de S. haematobium unas 10 - 20 cercarias son suficientes (4).

Supervivencia ambiental

Son sensibles a las bajas temperaturas.

El huevo puede permanecer en el agua entre 7-10 días, pero para eclosionar necesita temperaturas adecuadas, entre los 22 ºC y los 28 °C y luz.

Los miracidios y las cercarias sobreviven en agua dulce unas cuantas horas hasta que penetran en el hospedador correspondiente. Aproximadamente 24 horas el miracidio y entre 48 horas y 72 horas las cercarias.

Formas de resistencia

No presentan formas de resistencia.

Mecanismo de propagación y transmisión

Las personas se infectan por el contacto de la piel intacta o de las mucosas con el agua que contiene las cercarías (las cercarias son capaces de atravesar la piel intacta). Un contacto de la piel con el agua infestada de menos de 10 minutos es suficiente para producir la infección.

La transmisión de la enfermedad está condicionada por la distribución y presencia del hospedador intermediario o caracol; pero son las personas y animales afectados los que producen la dispersión de los huevos del parásito con sus heces u orina. El período entre la infección y la excreción de los huevos es de varias semanas. Si el paciente no recibe tratamiento, la excreción de huevos ocurre durante toda la vida del gusano adulto, que suele ser de 3-5 años, aunque también pueden vivir décadas (30 años). Además, una persona infectada puede albergar un promedio de cientos de gusanos.

La mayor transmisión se produce en comunidades pobres y rurales, donde suele afectar a trabajadores agrícolas (trabajadores de arrozales) y de la pesca. También afecta a mujeres que realizan tareas domésticas con aguas infestadas, como lavar la ropa, y a bañistas, buceadores o a personal que usa el agua con fines recreativos.

No se produce transmisión de persona a persona.

En España los casos que se presentan suelen ser importados de personas que han viajado o que proceden de países endémicos.

Vías de entrada

Dérmica. Mucosas. Parenteral.

Distribución geográfica

África, Oriente Medio, Caribe y, recientemente, Córcega (Francia).

Clasificación Nacional de Actividades Económicas (CNAE)

Tabla con la clasificación Nacional de Actividades Económicas (CNAE)
CNAE 2009 Descripción
A0112 Cultivo de arroz
E3600 Captación, depuración y distribución de agua
E3700 Recogida y tratamiento de aguas residuales
F4322 Fontanería, instalaciones de sistemas de calefacción y aire acondicionado
N8129 Otras actividades de limpieza
N8130 Actividades de jardinería
R9311 Gestión de instalaciones deportivas
R9329 Otras actividades recreativas y de entretenimiento

Clasificación Nacional de Ocupaciones (CNO)

Tabla con la clasificación Nacional de Ocupaciones (CNO)
CNO 2011 Descripción
3132 Técnicos en instalaciones de tratamiento de residuos, de aguas y otros operadores en plantas similares
5992 Bañistas-socorristas
6110 Trabajadores cualificados en actividades agrícolas (excepto en huertas, invernaderos, viveros y jardines)
6120 Trabajadores cualificados en huertas, invernaderos, viveros y jardines
7250 Mecánicos-instaladores de refrigeración y climatización
9229 Otro personal de limpieza
9443 Barrenderos y afines
9511 Peones agrícolas (excepto en huertas, invernaderos, viveros y jardines)
9512 Peones agrícolas en huertas, invernaderos, viveros y jardines

Grupo de riesgo

Infección

Esquistosomiasis o bilharzasis: la mayoría de las infecciones son asintomáticas. En el caso de que se produzcan manifestaciones clínicas, estas varían en función de distintos factores, entre otros: la especie de parásito implicada (la mayoría de las infecciones son producidas por S. haematobium, S. mansoni y S. japonicum), la carga parasitaria, la antigüedad de la infección, las características genéticas del huésped y el padecer infecciones concomitantes.

La sintomatología suele dividirse en cuatro fases:

La primera fase corresponde a la penetración de las cercarias, y puede causar alergia cutánea con petequias con edema y prurito, y luego urticaria.

La segunda fase corresponde con la invasión de los esquistosómulas a los capilares pulmonares, normalmente asintomática, raramente, en infecciones masivas puede provocar neumonitis con tos y crisis asmatiformes.

La tercera fase corresponde a la maduración del parásito en el hígado, normalmente es asintomática, pero en infecciones masivas puede provocar fiebre, diarrea, dolor abdominal, urticaria y postración.

La cuarta fase corresponde con la esquistosomiasis crónica y es consecuencia de las reacciones inmunológicas frente a los huevos del parásito retenidos en los tejidos. Sus principales manifestaciones son las reacciones granulomatosas y la fibrosis en los órganos afectados. En el caso de S. haematobium, los síntomas afectan sobre todo al aparato urogenital (cistitis y uretritis con disuria, hematuria, proteinuria, fibrosis de la vejiga, obstrucción de la uretra y de los uréteres y lesiones renales) y en menor medida al intestino (9).

La esquistosomiasis urinaria puede producir infecciones genitales secundarias que en las mujeres pueden causar lesiones genitales, hemorragias vaginales, dispareunia (dolor durante las relaciones sexuales) y nódulos vulvares; y en el hombre trastornos de la vesícula seminal, la próstata y otros órganos. La enfermedad también puede tener otras consecuencias tardías irreversibles como la infertilidad.

Efectos alérgicos (Ver Anexo II RD 664/1997 ) / (Ver Allergen )

No se han descrito

Efectos tóxicos

No se han descrito

Efectos cancerígenos (Ver International Agency for Research On Cancer - IARC )

Clasificación IARC: Grupo 1.

Existe evidencia suficiente en estudios en humanos para la carcinogenicidad de la infección crónica con S. haematobium y el cáncer de vejiga (2) (10).

Efectos en la maternidad

La infección por S. haematobium puede causar esterilidad, embarazo ectópico, placentitis, aborto tardío y bajo peso al nacer (4).

Enfermedad

Tabla con las enfermedades
CIE-10 Nombre EDO
B65.0 Esquistosomiasis debida a Schistosoma haematobium [esquistosomiasis urinaria] No

Desinfectantes

Glutaraldehído al 2 %, hipoclorito sódico, cloro, yodo y etanol al 70 %.

Inactivación física

La ebullición del agua durante un minuto mata a las cercarias (3). También el autoclavado.

Antimicrobianos

Praziquantel, artemeter, metrifonato.

Vacunación

No disponible

Medidas preventivas generales

Control higiénico sanitario del agua de bebida y de uso profesional y recreativo. El tratamiento del agua con cloro o yodo inactiva las cercarias.

Evitar nadar, bañarse o lavarse con aguas sospechosas de estar contaminadas.

En caso de contacto accidental de la piel con agua contaminada, secar bien y frotar con alcohol de 70 º para eliminar las cercarias de la superficie de la piel.

Manipulación y eliminación adecuada de residuos (heces y orina). En caso de utilizar para riego las aguas residuales y para abono los lodos y el estiércol, cumplir la legislación específica en relación con la utilización de los mismos.

Control de vectores, control de los caracoles en las zonas o en las aguas utilizadas por los humanos.

Diseño adecuado de los locales de trabajo, con superficies impermeables, lisas y fáciles de limpiar. Limpieza y desinfección periódica de los lugares de trabajo, instalaciones y equipos.

Correctas medidas higiénicas en el puesto de trabajo: lavado frecuente de manos durante el trabajo, después de manipular elementos contaminados y de quitarse los guantes, antes de las comidas y al final de la jornada; no comer ni beber con las manos sucias; utilizar ropa y calzado de trabajo, preferiblemente impermeable y equipos de protección individual (guantes).

Precauciones en centros sanitarios

En hospitales, centros sanitarios y veterinarios, adoptar las Precauciones Estándar (11).

EPI

Protección de las manos: guantes de protección frente a microorganismos para manipular especímenes o materiales que puedan estar contaminados.

Calzado de trabajo categoría II (impermeable o de cobertura equivalente).

Protección ocular o facial: gafa de protección de montura universal en caso de riesgo de contacto accidental mano/guante contaminado-ojo, o pantalla de protección facial (símbolo de marcado en montura: 3) en caso de riesgo de exposición a salpicaduras.

Seguridad en laboratorio

Nivel de contención: 2

El principal riesgo es el contacto directo de la piel o las mucosas con las cercarias.

Las muestras más peligrosas son las muestras de agua contaminada y las muestras procedentes de heces, orina y biopsias de tejidos de personas o animales afectados.

Se requieren las prácticas y la contención de un nivel 2 de bioseguridad para manipular las muestras que puedan contener las larvas infectantes; trabajar dentro de una cabina de seguridad biológica en caso de que se generen bioaerosoles, salpicaduras o se trabaje con grandes volúmenes; evitar o limitar el uso de material cortante o punzante; y seguir unas correctas prácticas de higiene, lavado de manos, uso de guantes y descontaminación de los residuos antes de su eliminación.