null ¿Cómo evaluar el riesgo biológico?

¿Cómo evaluar el riesgo biológico?

La evaluación del riesgo biológico consiste en la recogida de información para identificar los agentes biológicos potencialmente presentes en la actividad y, para estimar la exposición a los mismos y la gravedad de las consecuencias o daños de dicha exposición durante la realización del trabajo.


La principal información que hay que recoger para realizar la evaluación es la relacionada con:

  1. Las condiciones de trabajo: información sobre las condiciones del lugar de trabajo (humedad, temperatura, disponibilidad de nutrientes, presencia de hospedadores o vectores), las características del proceso y/o de las tareas (materias primas utilizadas, posibilidad de bioaerosoles, salpicaduras, cortes, pinchazos, duración, etc.). Esta información permitirá determinar la posible presencia del agente biológico en la actividad y valorar si en tales condiciones se puede materializar al completo su cadena de transmisión. La cadena de transmisión o de infección consiste en la secuencia de pasos que el agente biológico tiene que seguir para causar una enfermedad o infección en el trabajador y comprende: la multiplicación y la dispersión en el ambiente laboral y el contacto del agente con el trabajador.
  2. Las características de los agentes biológicos presentes o potencialmente presentes en la actividad; información que permita establecer su cadena de transmisión o infección y su virulencia o peligrosidad. Esta información se puede encontrar en las fichas de los agentes biológicos que elabora el INSST.
  3. Las características y condiciones del trabajador: información en relación con su formación y capacitación para el puesto, e información en relación con su estado biológico y de salud (trabajador especialmente sensible, inmunizado o no frente al agente biológico al que está expuesto, embarazo, etc.).

NTP