Espacios confinados

Los espacios confinados son Riesgos biológicos un tipo de lugar de trabajo que por sus características de peligrosidad se consideran una zona de riesgo grave y específico en el que pueden tener lugar accidentes de gran gravedad. El acceso a dichas zonas es esporádico y suele efectuarse para operaciones de corta duración y no planificadas, como por ejemplo: construcción, limpieza, mantenimiento, inspección o rescate. Esto hace que sea necesario adoptar medidas preventivas específicas y otras precauciones que pretenden abordarse en este apartado.

 

Nombre de la sección

Información básica

Aquí respondemos a algunas de las dudas básicas de espacios confinados.

De acuerdo con la definición recogida en el art. 22 bis del RD 39/97 (Reglamento de los servicios de prevención), un espacio confinado es: “el recinto con aberturas limitadas de entrada y salida y ventilación natural desfavorable, en el que pueden acumularse contaminantes tóxicos o inflamables o puede haber una atmósfera deficiente en oxígeno, y que no esté concebido para su ocupación continuada por los trabajadores”.

Algunos ejemplos son:

cisternas, pozos, alcantarillas, sótanos y desvanes, cubas, depósitos, silos, túneles, arquetas, etc.

  1. No están hechos para ser habitados por el hombre y por lo tanto para albergar puestos de trabajo fijos.
  2. No tienen fácil acceso y/o salida, ni permiten la entrada y salida de forma rápida y segura de todos sus ocupantes.
  3. Tienen pocas aberturas por lo que el aire suele ser pobre en oxígeno.
  4. Y sobre todo y nunca puede faltar: puede existir o generarse posteriormente, una atmósfera tóxica, inflamable o suboxigenada.

Sí, mucho. La peligrosidad de la atmósfera si no está adecuadamente controlada convierte a estos lugares en zonas de riesgo grave e inminente. Además, existen otros aspectos que agravan y favorecen la aparición de accidentes que en estos lugares son, por lo general, mortales y múltiples (más de una persona).

Algunos de los aspectos más relevantes son:

  • Accesos irregulares y no periódicos
  • Trabajar en aislamiento
  • Alta subcontratación
  • Escasa o nula información y formación de las partes implicadas
  • Escasa comunicación entre las partes implicadas
  • Atmósfera de trabajo cambiante que genera riesgos no esperados ni controlados
  • Presencia mínima de dos personas durante la realización de los trabajos.
  • Designación y presencia de un recurso preventivo.
  • Autorización por escrito de los trabajadores entrantes.
  • Control del acceso al espacio sólo a los trabajadores autorizados.
  • Utilización de una Autorización de trabajo firmada por todas las partes implicadas.
  • Presencia en el lugar de trabajo de medios materiales y humanos para llevar a cabo los primeros auxilios y el rescate de los trabajadores ante una emergencia.
  • Elaboración por escrito de un procedimiento de trabajo que establezca las responsabilidades y funciones de cada persona así como todos los pasos necesarios para realizar los trabajos de forma segura.