Protección de la cabeza

La cabeza es la parte superior del cuerpo humano Riesgos biológicos donde se alojan el encéfalo y órganos sensoriales. La cavidad craneal, compuesta por huesos, tiene como función principal la de proteger el encéfalo. Los cascos de protección son los Equipos de Protección Individual diseñados para resguardar la cabeza de los riesgos existentes en el lugar de trabajo, o evitar o disminuir los daños derivados de un accidente.

Los cascos de protección están compuestos principalmente por un elemento rígido (casquete que define la forma general externa del casco), arnés interior (sostiene y absorbe la energía derivada del impacto) y accesorios (como los destinados al ajuste y sujeción a la cabeza).

Existen varios tipos de cascos de protección dependiendo del campo de uso, por ejemplo: cascos de uso industrial (casco de protección o de seguridad, casco de altas prestaciones, casco contra golpes), cascos de bomberos, cascos eléctricamente aislantes para uso en instalaciones de baja tensión, cascos forestales, cascos de rescate técnico y cascos para deportes (alpinismo, equitación, canoa, etc.)

 

Nombre de la sección

FSU - EPI

Visite nuestra recopilación de Fichas de selección y uso de EPI.

Nombre de la sección

Información básica

Aquí respondemos a algunas de las dudas básicas de protección de la cabeza.

Hay varios tipos de cascos de protección:

Cascos de uso industrial general:

Distintos tipos de cascos de protección: seguridad industrial y golpes

  • Cascos de protección (o de seguridad). Su función principal es proteger la parte superior de la cabeza contra la caída de objetos. Pueden proteger adicionalmente frente a otros riesgos (por ejemplo contacto eléctrico accidental, salpicaduras de metal fundido etc.). Es el casco de uso más extendido y existen gran variedad de modelos.
  • Cascos de altas prestaciones. Se caracterizan frente a los anteriores por ofrecer una mayor protección de la cabeza contra la caída de objetos y frente a impactos laterales.
  • Cascos contra golpes (a menudo denominados por su diseño “gorras contra golpes”). Protegen frente a choques de la cabeza contra objetos duros y fijos. No son adecuados para proteger contra los efectos de la caída de objetos o impactos por elementos en movimiento.

Cascos para aplicaciones específicas/especiales:

  • Cascos de bomberos.
  • Cascos eléctricamente aislantes para uso en instalaciones de baja tensión.
  • Cascos para deportes –usados en actividades tales como equitación, canoas, alpinismos etc. para la protección de los riesgos de cada actividad en particular.

A continuación se indican puntos clave a tener en cuenta en la selección y uso de estos equipos:

  • Desechar el casco después de cualquier impacto significativo, si presenta arañazos profundos, está desgastado o deformado, cruje al combarlo, el arnés está dañado o deformado o supera su vida útil.
  • Llevar el casco de manera que el ala esté derecha cuando la cabeza está recta. No llevarlo torcido hacia arriba o hacia abajo, ni con la visera hacia atrás ya que ello puede implicar una reducción significativa de la protección que puede ofrecer.
  • No modificar el casco (por ejemplo: haciendo agujeros de ventilación, pintándolo, haciendo marcas o colocando pegatinas sobre él).
  • Almacenarlo adecuadamente, sin exponerlo a luz solar directa.
  • No utilizar un casco contra golpes cuando existe riesgo de caída de objetos. En este caso llevar un casco de seguridad.
  • Tener en cuenta la compatibilidad con otros equipos y con el trabajo.
  • Valorar aspectos de confort (ajuste, peso, ventilación…) y los accesorios.

Otros enlaces de interés