NTP 1144: Procedimiento de coordinación de actividades empresariales en varaderos: orientaciones para su elaboración

14/01/2021

Esta NTP, continuación de la NTP 1133, proporciona recomendaciones para la elaboración de un procedimiento de coordinación de actividades empresariales dentro del sistema de prevención de un varadero que permita una gestión adecuada de estas obligaciones.


buque cerco

En la NTP 1133 “Coordinación de actividades empresariales: tareas de mantenimiento y reparación en seco de los buques de pesca”, se identifican las distintas figuras que puede haber en los varaderos en función de los diferentes tipos de gestión de los mismos y la contratación de diversas actividades.

El objetivo de esta NTP es facilitar la elaboración de procedimientos para la gestión de la coordinación de actividades empresariales (CAE) en los varaderos, prestando especial atención al intercambio de información que tienen que realizar las distintas empresas en función de la figura que encarnen conforme al Real Decreto 171/2004, de 30 de enero, por el que se desarrolla el artículo 24 de la Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de Prevención de Riesgos Laborales, en materia de coordinación de actividades empresariales.

El intercambio de información debe entenderse como el punto de partida para que las distintas empresas y trabajadores autónomos conozcan todos los riesgos a los que pueden verse expuestos durante sus tareas en el varadero y, en consecuencia, puedan planificarse adecuadamente los trabajos, organizando los medios necesarios y estableciendo los controles oportunos para que este proceso se lleve a cabo eficazmente. Para ello, las empresas acordarán y establecerán los medios de coordinación más adecuados a cada caso (para más información sobre el proceso completo de coordinación de actividades empresariales, consúltese las NTP 1052 y 1053).

Los trabajos que se realizan en un varadero son multiples y muy variados, desde sencillos trabajos de mantenimiento periódico hasta grandes reparaciones. Ello da lugar a riesgos muy diversos que abarcan prácticamente todos los riesgos imaginables tanto de seguridad, como higiénicos, ergonómicos y psicosociales. Gestionar correctamente una actividad implica planificarla, organizarla y controlar su ejecución para alcanzar el objetivo deseado mediante la utilización eficiente de los recursos disponibles.

La mejor herramienta de que se dispone para ello es el Sistema de prevención, es decir el Sistema de gestión de la empresa una vez que se ha incorporado al mismo el objetivo de garantizar la seguridad y salud de los trabajadores y cumplir las obligaciones del empresario en materia de prevención de riesgos laborales (PRL). Para ello, se elaboran procedimientos para la realización de una determinada actividad preventiva.

El procedimiento indica qué hay que hacer y cómo debe hacerse (método de realización), así como el objetivo y otras indicaciones tales como cuándo y quíén debe hacer cada cosa. Debe establecer también los datos o resultados que hayan de registrarse. Estos procedimientos ayudan a agilizar y asegurar las actuaciones evitando fallos frecuentes debidos a una escasa comunicación así como las improvisaciones y errores y garantice de esta forma la adopción de las medidas de prevención más adecuadas que protejan eficazmente a los trabajadores.

NOTA IMPORTANTE: Las NTP son guías de buenas prácticas. Sus indicaciones no son obligatorias salvo que estén recogidas en una disposición normativa vigente. A efectos de valorar la pertinencia de las recomendaciones contenidas en una NTP concreta es conveniente tener en cuenta su fecha de edición.

NTP relacionadas