Preguntas técnicas frecuentes sobre nanomateriales


Son materiales con cualquiera de las dimensiones externas en la nanoescala (10-9 m) o que tengan la estructura interna o la estructura superficial en la nanoescala.

Sí. Además de los nanomateriales expresamente manufacturados, también hay nanomateriales que pueden presentarse de forma natural, por ejemplo, las cenizas de un volcán o el aerosol marino, o como subproducto no intencionado de un proceso industrial, por ejemplo los humos de soldadura o los productos de combustión.

Sí. Las partículas ultrafinas se consideran nanomateriales incidentales debido a que se generan como subproducto no intencionado de un proceso industrial, por ejemplo los humos de soldadura o los productos de combustión.

Sí. Los nanomateriales manufacturados se denominan nanoplaca, nanofibra o nanopartícula, dependiendo de si tienen una, dos o tres dimensiones externas, respectivamente, en la nanoescala. Dentro del grupo de las nanofibras se denominan nanohilos, nanotubos o nanovarillas, dependiendo de si la nanofibra es eléctricamente conductora, hueca o sólida.

Generalmente no. Durante el proceso de producción de los nanomateriales, las partículas primarias que se generan tienden a unirse unas con otras para dar lugar a aglomerados y agregados que pueden alcanzar tamaños superiores a 100 nm. Asimismo, pueden unirse a otras partículas presentes en el aire.

La principal vía de entrada de los nanomateriales en el organismo es la vía inhalatoria, seguida de la vía dérmica.

La información de que se dispone sobre los efectos de los nanomateriales para la salud en humanos es limitada. Los efectos adversos más importantes de los nanomateriales observados en estudios invivo, realizados en animales y a altas dosis, incluyen, entre otros, inflamación, daños en los tejidos, fibrosis y generación de tumores.

Desde el punto de vista de la seguridad de los trabajadores, los principales peligros que presentan los nanomateriales son el de incendio y explosión.

No existe regulación específica para los nanomateriales, siéndoles de aplicación la normativa de Prevención de Riesgos Laborales, en concreto el Real Decreto 374/2001, de 6 de abril, sobre la protección de la salud y seguridad de los trabajadores contra los riesgos relacionados con los agentes químicos durante el trabajo.

En relación con la comercialización de sustancias y mezclas, les será de aplicación el  REGLAMENTO (CE) nº 1907/2006 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 18 de diciembre de 2006, relativo al registro, la evaluación, la autorización y la restricción de las sustancias y preparados químicos (REACH), por el que se crea la Agencia Europea de Sustancias y Preparados Químicos y el Reglamento (CE) nº 1272/2008 de 16 de diciembre de 2008, sobre clasificación, etiquetado y envasado de sustancias y mezclas (conocido como Reglamento CLP).

Se recuerda que los equipos de protección individual solo deben utilizarse cuando las medidas de prevención y protección adoptadas no garanticen un nivel adecuado de protección al trabajador. 

En relación con los equipos de protección respiratoria, se recomienda el uso de equipos filtrantes de partículas de clase 3, bien filtros P3 acoplados a máscara completa o a mascarilla (media máscara), bien mascarilla autofiltrante FFP3.

Se recomienda que tanto los productos con nanomateriales que han llegado al final de su vida útil como los que se vayan a desechar por cualquier otro motivo, incluyendo los equipos de protección individual o los filtros de los sistemas de extracción, se consideren como residuos peligrosos y, por tanto, les será de aplicación la legislación correspondiente.