90 resultados

Zoonosis

29/06/2018

En ganadería son de especial interés las zoonosis de origen no alimentario que se pueden transmitir al hombre bien de forma directa o a través de un vector:

  • Por contacto con el animal, como por ejemplo: 
    • Rabia: por la agresión o mordedura de un animal enfermo-portador
    • Hidatidosis: por relación con perros afectados 
    • Psitacosis: por contacto con las aves enfermas.
  • Transmitidas a través de vectores, como por ejemplo:
    • Mosquitos: Leishmaniosis a partir de la picadura de Flebotomos.
    • Garrapatas: Enfermedad de Lyme.

 

Se trata de un problema de gran envergadura que además está en crecimiento debido, entre otros motivos, a la globalización que facilita el tráfico internacional de mercancías y personas facilitando la difusión de enfermedades contagiosas.

La legislación española y europea, en concreto el RD 1940/2004 sobre la vigilancia de zoonosis y los agentes zoonóticos recogen una clasificación en dos listas A y B:

 

A. Zoonosis y agentes zoonóticos que deben ser objeto de vigilancia (siempre):

  • Brucelosis y sus agentes causales.
  • Salmonelosis, Campilobacteriosis, Listeriosis y sus agentes causales.
  • Equinococosis, Triquinosis y sus agentes causales.
  • Tuberculosis por Mycobacterium bovis.
  • Escherichia coli productora de verotoxina.

 

B.- Lista de zoonosis y agentes zoonóticos que deben ser objeto de vigilancia en función de la situación epidemiológica:

  • Zoonosis víricas: Calicivirus; Virus de la hepatitis A; Virus de la gripe; Rabia y Virus de las enfermedades transmitidas por garrapatas.
  • Zoonosis bacterianas: Borreliosis, Botulismo, Leptospirosis, Psitacosis, Tuberculosis, Vibriosis, Yersiniosis.
  • Zoonosis parasitarias: Anisakis, Criptosporidios, Toxoplasmas, Cisticercos.
  • Otras.

¿Qué se entiende por producto fitosanitario?

30/06/2018

Según el artículo 2 del Reglamento (CE) nº 1107/2009 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 21 de octubre de 2009, relativo a la comercialización de productos fitosanitarios y por el que se derogan las Directivas 79/117/CEE y 91/414/CEE del Consejo, se define producto fitosanitario como los productos, en la forma en que se suministren al usuario, que contengan o estén compuestos de sustancias activas, protectores o sinergistas, y que estén destinados a uno de los usos siguientes:

  1. proteger los vegetales o los productos vegetales de todos los organismos nocivos o evitar la acción de estos, excepto cuando dichos productos se utilicen principalmente por motivos de higiene y no para la protección de vegetales o productos vegetales;
  2. influir en los procesos vitales de los vegetales como, por ejemplo, las sustancias que influyen en su crecimiento, pero de forma distinta de los nutrientes;
  3. mejorar la conservación de los productos vegetales, siempre y cuando las sustancias o productos de que se trata no estén sujetos a disposiciones comunitarias especiales sobre conservantes;
  4. destruir vegetales o partes de vegetales no deseados, excepto las algas, a menos que los productos sean aplicados en el suelo o el agua para proteger los vegetales;
  5. e) controlar o evitar el crecimiento no deseado de vegetales, excepto las algas, a menos que los productos sean aplicados en el suelo o el agua para proteger los vegetales.

Por otra parte Reglamento (UE) no 528/2012 del Parlamento Europeo y del Consejo, relativo a la comercialización y el uso de los biocidas, los define como:

  • toda sustancia o mezcla, en la forma en que se suministra al usuario, que esté compuesto por, o genere, una o más sustancias activas, con la finalidad de destruir, contrarrestar o neutralizar cualquier organismo nocivo, o de impedir su acción o ejercer sobre él un efecto de control de otro tipo, por cualquier medio que no sea una mera acción física o mecánica,
  • toda sustancia o mezcla generada a partir de sustancias o mezclas distinta de las contempladas en el primer guion, destinada a ser utilizada con la intención de destruir, contrarrestar o neutralizar cualquier organismo nocivo, o de impedir su acción o ejercer sobre él un efecto de control de otro tipo, por cualquier medio que no sea una mera acción física o mecánica.

En este contexto, podemos definir:

  • Formulación o preparado: Todo plaguicida compuesto de una o varias sustancias o ingre­dientes activo-técnicos y, en su caso, ingredientes inertes, coadyuvantes y aditi­vos, en proporción fija.
  • Ingrediente activo-técnico: Todo producto orgánico o inorgánico, natural, sintético o biológico, con determi­nada actividad plaguicida, con un grado de pureza estable­cido.
  • Coadyuvantes: Las sustancias tales como tensioactivos, fluidificantes, esta­bilizantes y demás, que sean útiles en la elaboración de plaguicidas por su capacidad de modificar adecuadamente las propiedades físicas y quími­cas de los ingredientes activos.
  • Aditivos: Aquellas sustancias tales como colorantes, repulsivos, eméti­cos y demás que, sin tener influencia en la eficacia de los plaguicidas, sean utilizadas en la elaboración de los mismos con objeto de cumplir prescrip­ciones reglamentarias u otras finalidades.
  • Ingredientes inertes: Aquellas sustancias o materiales que, unidos a los ingre­dien­tes activos para la prepara­ción de formulaciones, permiten modificar sus caracterís­ticas de dosificación o de aplicación.
  • Protectores: Sustancias o preparados que se añadan a un producto fitosanitario para eliminar o reducir los efectos fitotóxicos del producto fitosanitario en determinadas plantas.
  • Sinergistas: Sustancias o preparados que puedan aumentar la actividad de las sustancias activas de un producto fitosanitario.
  • Coformulantes: Sustancias o preparados que se usen o estén destinados a usarse en un producto fitosanitario o en un adyuvante, pero que no sean sustancias activas ni protectores o sinergistas.
  • Adyuvantes: Sustancias o preparados que consistan en coformulantes, o preparados que contengan uno o varios coformulantes, en la forma en que se suministren al usuario y se comercialicen para que el usuario los mezcle con un producto fitosanitario, y que mejoren su eficacia u otras propiedades plaguicidas. 
 Categorías de Exposición para los diferentes valores del Índice Ultravioleta

¿Cómo se mide la exposición a la Radiación Ultravioleta?

29/06/2018

Dicha exposición esta categorizada mediante el denominado Índice Ultravioleta (UVI) que mide la intensidad de la radiación ultravioleta que alcanza la superficie terrestre en cada longitud de onda ponderada con su acción dañina sobre el hombre.

En la actualidad, existe un índice ultravioleta estándar de la Organización Mundial de la Salud en colaboración con la Organización Meteorológica Mundial, el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente y la Comisión Internacional para la Protección frente a Radiaciones No Ionizantes. No sólo estandariza los métodos de cálculo del índice sino también un código de colores y gráficos para ofrecer la información al público.