82 Resultados
Control de la exposición

Una vez realizada la evaluación de riesgo, hay que determinar las medidas de prevención y protección que se deben aplicar, y planificarlas en función de la calificación de riesgo. La implementación debe ser más rápida cuanto mayor es el riesgo y en casos extremos puede ser necesario detener la actividad hasta que se tomen medidas de control y el nivel de riesgo se haya reducido.

 

Las medidas preventivas deben adoptarse con el siguiente orden de prioridad, citando algunos ejemplos:

  • Eliminación de riesgo: Evitar el uso de productos fitosanitarios utilizando un método alternativo de control de plagas, sustituir el plaguicida por otro menos tóxico, usar la formulación menos tóxica, etc.

 

  • Reducción o control del riesgo:
  1. Medidas de carácter técnico: Sistemas de carga abiertos o cerrados, envases de mayor seguridad, boquillas de baja deriva, pulverizadores apantallados, cabinas cerradas en tractores, equipos de aplicación más seguros y apropiados al tipo de trabajo, etc.
  2. Buenas prácticas de trabajo: Prestar atención a la dirección del viento,  minimizar el número de operaciones, utilizar envases de tamaño adecuado, agua limpia en el lugar de trabajo, etc.

 

  • Protección del trabajador: Ropa y guantes de protección, equipo de protección respiratoria,  gafas, pantallas faciales, gorras, botas, delantales, etc.
¿Qué se entiende por tractor?

Se define tractor como todo vehículo agrícola o forestal de ruedas u orugas, de motor, con dos ejes al menos y una velocidad máxima de fabricación igual o superior a 6 km/h, cuya función resida fundamentalmente en su potencia de tracción y que esté especialmente concebido para arrastrar, empujar, transportar y accionar determinados equipos intercambiables destinados a usos agrícolas o forestales, o arrastrar remolques o equipos agrícolas o forestales; puede ser adaptado para transportar cargas en faenas agrícolas o forestales y estar equipado con uno o varios asientos de pasajeros.

 

Los tractores están excluidos de la Directiva 2006/42/CE, relativa a las máquinas. Su homologación de tipo UE está regulada por el Reglamento (UE) nº 167/2013 y consiste en un procedimiento mediante el cual una autoridad de homologación certifica que un tipo de tractor cumple las disposiciones administrativas y los requisitos técnicos pertinentes del citado Reglamento.