Preguntas técnicas frecuentes

Texto tpl n1576509178627

En este apartado se recogen una selección de las cuestiones en materia de prevención de riesgos laborales realizadas a este instituto con más frecuencia. Le recomendamos acceda a su contenido, por si su cuestión estuviera relacionada con alguna de ellas.

FORMULARIO DE CONSULTAS

12 resultados
  •  

    FPSICO 3.1

    FPSICO 4.0

    EXPORTAR DATOS

    No permite exportar datos descriptivos.

    Permite exportar datos descriptivos en formato Excel.

    IMPORTAR DATOS

    Permite importar datos en formato .txt.

    Permite importar datos en formato .txt y .mdb diferenciando entre estudios completos o solo las unidades de análisis del estudio.

    INFORMES

    Informe valorativo en base a la muestra seleccionada.

    Informe descriptivo para el total de la población.

    Informe agrupado en base a la muestra seleccionada.

    Informe comparativo de las distintas categorías de la unidad de análisis seleccionada.

    ACCESO APLICACIÓN

    Sin restricciones.

    Es necesaria una contraseña.

    UNIDADES DE ANÁLISIS

    NÚMERO

    Es obligatorio establecer al menos 1 y como máximo 100.

    No es obligatorio establecer unidades de análisis y el nº máximo es ilimitado.

    NÚMERO DE CATEGORIAS

    Máximo 9.

    Ilimitado.

    CUESTIONARIO

    UNIDADES DE ANÁLISIS

    Las preguntas variables se deben anexar manualmente al cuestionario en la versión para imprimir.

    Las preguntas variables se incluyen automáticamente al principio del cuestionario, también en la versión para imprimir.

    INSTRUCCIONES

    No permite establecer unas instrucciones, recomendaciones o indicaciones previas a su realización para los trabajadores.

    Sí permite establecer unas instrucciones, recomendaciones o indicaciones previas a su realización para los trabajadores.

    IDIOMA

    Español.

    Castellano, gallego, catalán, euskera, inglés y español internacional.

    EN PAPEL

    Obligatorio trasladar las respuestas de los 89 ítems, incluso si el trabajador deja preguntas sin contestar.

    No es obligatorio trasladar las respuestas de los 89 ítems, si el trabajador deja preguntas sin contestar, se pueden dejar en blanco. Los cuestionarios incompletos no serán valorados pero se podrá acceder a su información.

     
  • Ambas son herramientas generales de evaluación que se pueden utilizar, en principio, en cualquier empresa con independencia de su tamaño, sector o actividad. No obstante, se debería considerar la adecuación de estas herramientas a la organización concreta, a los objetivos preventivos que se pretendan alcanzar (evaluación inicial, revisión de la evaluación, etc.) y a los medios y recursos disponibles en cada caso.

    Estos procedimientos de evaluación, implican trabajar con datos colectivos y no individuales. Por ello, se recomienda establecer unidades mínimas de análisis a partir de variables como: departamento, grupo de edad o una determinada categoría profesional, entre otras. Puede suceder que en empresas pequeñas, por cuestiones de operatividad, el número de trabajadores que conformen las unidades de análisis sea tan pequeño que estos resulten fácilmente identificables y, en estos casos, se podría considerar realizar agrupaciones más amplias a la hora de analizar y/o presentar los resultados.

    Los resultados obtenidos de la aplicación de este procedimiento de evaluación, además de servir para evaluar las condiciones psicosociales, pueden ser de gran ayuda para sugerir cambios de organización y de gestión en la empresa que posibiliten la optimización de los recursos humanos y, por ende, de la organización, ya que la evaluación no es un fin en sí misma sino un medio para mejorar.

  • Cuanto mayor sea la tasa de respuesta,  mejores serán las estimaciones que se hagan, es decir,  se obtendrán unos resultados que serán más representativos y ajustados a la realidad psicosocial de la organización. 

    A este respecto el Instituto no fija unos valores mínimos sino que considera que es una decisión a valorar por las personas responsables de la evaluación. 

    Si, una vez aplicado el cuestionario, se detectase un elevado índice de no respuesta, sería preciso interpretar este hecho como un indicador en sí mismo y plantearse una serie de preguntas referidas a diversos aspectos:

    La estrategia de información fue insuficiente.

    • Falló la estrategia de recogida de información: los momentos elegidos, los plazos dados, etc. no fueron los adecuados.
    • Las cautelas sobre el anonimato de la información no se consideraron suficientemente y se sembró así la duda y la desconfianza para participar.
    • El procedimiento / método / técnica / instrumento de recogida de información que se seleccionó está “quemado” en esa organización y no ha sido eficaz.
    • Existe elevada desmotivación para participar en aspectos preventivos (provocada, por ejemplo, por reiteradas negativas anteriores para implantar determinadas propuestas de actuación preventiva).
    • Actitudes hacia el estudio de los participantes, o hacia las personas que lo coordinan…
    • La desconfianza o miedo a posibles repercusiones.
    • Otros. 

    A  veces, una escasa participación ya es un dato muy interesante a tener en cuenta y que hay que analizar exhaustivamente. 

    La respuesta a esta cuestión depende de la naturaleza de la no respuesta: si las unidades que no responden son completamente aleatorias, entonces se podría ignorar la no respuesta y utilizar a quienes contestan como muestra representativa de la población. Si quienes no contestan tienden a diferir de quienes sí lo hacen, entonces los sesgos de los resultados al usar sólo a quienes sí respondieron puede hacer que la encuesta pierda su valor. 

    Una utilidad del cálculo de la tasa de respuesta es la de comprobar si la no respuesta es aleatoria, es decir, si los trabajadores que no responden se concentran o no en un grupo de la población con unas características particulares. 

    Muchas referencias proporcionan consejos acerca de las cuotas para la aceptación de las tasas de respuesta, pero en general el establecimiento de tales criterios absolutos para establecer una tasa de respuesta aceptable es peligroso y ha llevado a muchos investigadores de encuestas a una complacencia infundada acerca de la ausencia de respuesta. 

    La mejor manera de enfrentar la ausencia de respuesta es prevenirla efectuando una adecuada presentación del estudio de riesgos psicosociales que se va a llevar a cabo, concienciando a los trabajadores de la importancia de contar con una alta participación, facilitando una información rigurosa sobre la preservación del anonimato y la confidencialidad en el tratamiento de los datos, etc.

  • La herramienta FPSICO , versión 3.1 y 4.0 asigna un peso específico (un valor numérico) a cada opción de respuesta de cada pregunta del cuestionario en función del nivel de riesgo que implica. Este valor diferenciado o peso de cada opción es una información reservada, determinada en el momento de la elaboración de la herramienta y por tanto no es accesible al público usuario. La aplicación informática los aplica de manera automática cuando se introducen los datos de cada cuestionario cumplimentado por los trabajadores para generar el informe.

  • Una vez que se han introducido los datos correspondientes a cada cuestionario cumplimentado por los trabajadores en la aplicación FPSICO 3.1 se obtienen los datos relativos al perfil valorativo y descriptivo, cuyo objetivo es obtener una “instantánea” sobre la situación de exposición y su posible localización específica.

    Los datos relativos al perfil valorativo ofrecen una información porcentual de los trabajadores que se posicionan en cada nivel de riesgo (adecuado, moderado, riesgo elevado y muy elevado) de cada uno de los 9 factores psicosociales analizados.

    Este perfil indica en qué niveles de riesgo se sitúan los trabajadores y constituye un primer criterio cuantitativo de prioridad en las actuaciones a llevar a cabo, pero no supone una valoración del riesgo en sí misma, ya que se debe valorar la existencia de riesgo en todos y cada uno de los 9 factores que valora FPSICO ayudándose del perfil descriptivo.

    El perfil descriptivo complementa y detalla la información ofrecida en el perfil valorativo, facilitando información sobre cada subfactor que conforma cada uno de los factores psicosociales de riesgo sobre el que nos interesa actuar (por ejemplo, dentro del factor autonomía, los aspectos relativos a autonomía temporal o decisional, ayudando a priorizar y diseñar las actuaciones sobre uno u otro aspecto).

  • Para realizar la evaluación inicial de los riesgos psicosociales se deben llevar a cabo determinados pasos, desde la recogida de información hasta la valoración del riesgo y la realización del informe de evaluación. Esta secuencia se integra en la gestión del riesgo psicosocial, en la que se distinguen varias fases. Tal como indica la Nota Técnica de Prevención 702: Análisis de los factores de riesgo.

    Esta fase supone la identificación de los factores de riesgo existentes en la empresa (gracias a la información obtenida de la empresa, ya sea de carácter global, ya sea específica de cada departamento, obtenida gracias al análisis de indicadores, la aplicación de listas de chequeo o de control, el cruce de datos con vigilancia de la salud, etc.); la elección de la metodología y técnicas necesarias (que midan la exposición a factores psicosociales para los que exista evidencia científica razonable de que pueden afectar a la salud de las personas, que tenga en cuenta la población objeto de estudio y las posibles unidades de análisis a analizar de manera que no se realice únicamente una aplicación mecánica de dicho instrumento, que proporcione confianza sobre su resultado siendo un instrumento provisto de validez y fiabilidad, etc.); y por último, la ejecución del trabajo de campo conforme a una planificación previa (lo que supone, por ejemplo: una programación del lugar y tiempo de contestación a un cuestionario; y una planificación sobre cómo informar a los trabajadores en asuntos relativos a: la metodología seleccionada, la importancia de su participación, cómo se gestionarán los datos obtenidos atendiendo a la confidencialidad de los mismos, etc.).

    La fase de evaluación de los factores de riesgo implica el análisis de los resultados obtenidos, una vez aplicadas la metodología y técnicas elegidas, es decir, una vez que el técnico de prevención de riesgos laborales analice las causas que los originan; contextualice los resultados en función de, por ejemplo, la actividad de la empresa y las características de los puestos; realice, por tanto, una valoración de los riesgos, de manera que se pueda concluir sobre la necesidad de evitarlos, reducirlos y/o controlarlos; y, por último, la realización del informe.

  • El procedimiento de evaluación FPSICO, versión 3.1 y 4.0 es público y gratuito y se puede descargar a través de la página web del INSST accediendo al portal temático de Riesgos Psicosociales o bien descargando FPSICO 3.1 y el FPSICO 4.0.

    Una vez descargado, se deben seguir las instrucciones detalladas en ambos manuales de uso que aparecen en las aplicaciones informáticas, así como en la propia página web donde se descargan dicho procedimientos de evaluación psicosocial.

  • La aplicación se descarga automáticamente en el disco duro “C” de su ordenador (a no ser que determine manualmente otra ruta) en una carpeta llamada “INSST”, que contiene otra llamada “FPSICO3.1”. Es ahí donde se encuentra la carpeta “clientes” y la carpeta “perfiles”, necesarias para el correcto funcionamiento de la aplicación.

12 resultados
Mostrados 1 - 8