45 resultados

Evaluación y prevención

30/06/2018

Cuando se trata de actividades sin intención deliberada de utilizar agentes biológicos, el proceso de evaluación de riesgos es complejo ya que algunos de los puntos que se deben considerar quedarán bajo la forma de probabilidades. Es importante obtener la mayor información posible sobre la exposición, a fin de poder adoptar las medidas preventivas más adecuadas atendiendo a la actividad realizada. Con este objetivo es importante conocer la “cadena de infección”, que describe la secuencia de pasos en la transmisión de un agente biológico: proliferación, liberación al ambiente y contacto con el trabajador. Este conocimiento permitirá seleccionar e implantar las medidas preventivas adecuadas con el fin de impedir el contacto del agente biológico con el trabajador. Esta cadena de transmisión consta de varios eslabones o etapas:

  • El reservorio. Es el medio físico (suelo, agua, otro ser vivo, etc.) donde un agente biológico en­cuentra las condiciones favorables para su desarrollo. Constituye el foco de contaminación.
  • La exposición del trabajador al agente biológico. Viene caracterizada por la dispersión del agente biológico, es decir, por las posibles formas o soportes en los que el agente biológico puede pasar del reservorio al ambiente (por ejemplo: formación de bioaerosoles) o por el acceso del trabajador al mismo.
  • El mecanismo de transmisión del agente bioló­gico. Es el mecanismo por el que el agente biológico resulta infeccioso.
  • La vía de entrada al organismo.
  • El trabajador. La gravedad de las consecuencias tras la exposición dependerán de la patogenicidad del agente biológico, de la dosis y de la susceptibilidad individual del trabajador.

La evaluación de riesgos debe referirse a todas las categorías de agentes biológicos existentes; por ejemplo: cuando se ha detectado la presencia o posible presencia de agentes biológicos infecciosos clasificados en distintos grupos de riesgo; cuando los agentes biológicos presentes pueden ocasionar más de un tipo de efecto (infección, alergia o toxicidad); o cuando los agentes biológicos, aun perteneciendo al mismo grupo, tienen características diferenciales que pueden resultar en una selección y aplicación de medidas preventivas distintas.

La evaluación se efectuará teniendo en cuenta toda la información disponible y, en particular:

a) La naturaleza de los agentes biológicos a los que estén o puedan estar expuestos los trabajadores y el grupo a que pertenecen, de acuerdo con la tabla y criterios de clasificación contenidos en el anexo II. Si un agente no consta en la tabla, el empresario, previa consulta a los representantes de los trabajadores, deberá estimar su riesgo de infección, a efectos de asimilarlo provisionalmente a los incluidos en uno de los cuatro grupos previstos en el mismo. En caso de duda entre dos grupos deberá considerarse en el de peligrosidad superior.

b) Las recomendaciones de las autoridades sanitarias sobre la conveniencia de controlar el agente biológico a fin de proteger la salud de los trabajadores que estén o puedan estar expuestos a dicho agente en razón de su trabajo.

c) La información sobre las enfermedades susceptibles de ser contraídas por los trabajadores como resultado de su actividad profesional.

d) Los efectos potenciales, tanto alérgicos como tóxicos, que puedan derivarse de la actividad profesional de los trabajadores.

e) El conocimiento de una enfermedad que se haya detectado en un trabajador y que esté directamente ligada a su trabajo.

f) El riesgo adicional para aquellos trabajadores especialmente sensibles en función de sus características personales o estado biológico conocido, debido a circunstancias tales como patologías previas, medicación, trastornos inmunitarios, embarazo o lactancia

La prevención de los riesgos mediante actuaciones encaminadas a romper la cadena de infección será tanto más eficaz cuanto más arriba de la cadena se integre, es decir, será más eficaz la actuación sobre el foco origen de la contaminación que sobre el medio de propagación y está mejor que la actuación sobre el trabajador.

En el caso de la pesca, las medidas preventivas irán destinadas a evitar el contacto de los trabajadores con especies peligrosas capaces de producir heridas y cortes susceptibles de infectarse:

  • Evitar introducir las manos en la pila de pescado, emplear rastro y palas.
  • Inspeccionar las redes para estar seguros del tipo de pescado que se ingresa en cubierta.
  • En los puestos de mayor riesgo como maquinillas y viradores, o en la manipulación de especies peligrosas mantener solo al personal más experimentado.
  • Instruir acerca de las especies marinas potencialmente peligrosas.
  • Cuando se utilicen herramientas como cuchillos afilados u hojas de corte circular, se emplearan guantes de cota de malla. Mecanizar los procesos.
  • Sustituir los embalajes de madera por otros de plástico sin aristas.
  • No desatender las pequeñas heridas producidas por espinas, dientes y aletas del pescado, lavarlas y desinfectarlas.
  • Utilizar los equipos de protección personal adecuados (guantes que protejan hasta el codo, botas altas, gafas, casco…), evitando que estos generen condiciones de oclusión y exceso de humedad y calor.

En lo referente al riesgo de contraer enfermedades profesionales durante la pesca en caladeros de aguas tropicales, por medio de las picaduras de mosquitos, las medidas preventivas serían las siguientes:

  • Vacunación en el caso de la fiebre amarilla
  • Quimiprofilaxis  en el caso de faenar en zonas endémicas de paludismo
  • Tomar medidas para evitar la picadura de mosquitos ( uso de mosquiteras en las literas, ropa manga larga  que no deje zonas expuestas y color claro, evitar ropa perfumada que pueda atraer a los mosquitos, uso de repelentes, evitar zonas de criaderos en cubierta, luz tenue en habilitación que evite atraer a los mosquitos

Riesgos derivados de la carga física en el sector pesquero

30/06/2018

Los principales riesgos ergonómicos en el sector pesquero son los derivados de las exigencias físicas del trabajo. Es cierto que actualmente se acepta que a los factores principales causantes de trastornos musculoesqueléticos hay que añadir otros que, bien por si solos, o de forma añadida a los principales favorecen la aparición de los mismos. Así se sabe que las vibraciones, los entornos fríos o excesivamente calurosos, la humedad, los niveles de ruido, los factores organizativos y psicosociales y, por supuesto, los factores individuales.

La Guía de Vigilancia de la Salud en el Sector Pesquero elaborada por el Grupo CANO (grupo constituido por un equipo multidisciplinar de personal médico y técnico perteneciente a ISSGA – Instituto Galego de Seguridade e Saúde Laboral, IAPRL – Instituto Asturiano de Prevención de Riesgos Laborales, ICASST – Instituto Cántabro de Seguridad y Salud en el Trabajo y OSALAN – Instituto Vasco de Seguridad y Salud Laborales), cuando hace referencia a los factores de riesgo ergonómico, establece dos grupos, estableciendo para cada uno de ellos los principales daños a la salud:

  • Manipulación manual de cargas, empuje y arrastre con aplicación de fuerzas
  • Movimientos repetidos, posturas forzadas y neuropatías por presión

En dicha guía se ofrece un modelo de evaluación de riesgos tipo que sirva como orientación para el sector.

Clasificación y fases de la acuicultura

29/06/2018

Según la especie, pueden distinguirse los diferentes tipos de acuicultura:

  • Cipricultura. cultivo de ciprínidos (carpas).
  • Conchicultura: cultivo de moluscos bivalvos
  • Miticultura: cultivo de mejillones
  • Ostricultura: cultivo de ostras
  • Piscicultura: cultivo de peces (principalmente dorada y lubina).
  • Venericultura: cultivo de almejas

Según la densidad del cultivo, se distinguen las siguientes clases:

  • Acuicultura intensiva: sistema que busca una mayor producción en el menor espacio y tiempo posible
  • Acuicultura extensiva: sistema de producción donde la intervención del hombre es mínima y se aprovechan al máximo las condiciones naturales
  • Acuicultura semiextensiva o semiintensiva: sistema en el cual el hombre interviene en el aporte de alimento y en la adicción de alevines.

Según la zona de cultivo:

  • En el mar, en viveros, jaulas o bateas
  • En zonas intermareales, tales como esteros o salineras
  • En estanques en tierra

Según el ciclo del cultivo

  • De ciclo completo o integral, abarca el desarrollo de todo el ciclo vital de las especies.
  • Ciclo parcial, comprende el desarrollo de parte del ciclo vital de las especies.