45 resultados

¿Qué medidas preventivas se pueden aplicar?

28/06/2018

La medida más efectiva para la reducción de los niveles de ruido en las embarcaciones de pesca es actuar en la fase de diseño, construyendo barcos que sean lo más silenciosos posible.

En las embarcaciones ya existentes se deberían tener en cuenta entre otras las medidas que a continuación se detallan para controlar la exposición de los trabajadores al ruido:

  • Mejorar el aislamiento de las fuentes de ruido, especialmente en la cámara de máquinas, ya que es en esa zona en la que se registran los niveles de ruido más elevados:

  1. Considerar, en la medida de lo posible, la elección de máquinas y equipos que ofrezcan el menor nivel de emisión de ruido en función de la información facilitada por el fabricante.
  2. Asegurar la fijación del motor principal y de los auxiliares a su bancada. Revisar periódicamente el anclaje de los mismos.
  3. Introducir materiales amortiguantes allí donde se produzca el efecto de fuerzas de impacto.
  4. Instalar silenciadores o atenuadores. Considerar la instalación de silenciadores activos para los colectores de escape de motores de combustión interna; y montajes activos, para contener la vibración de máquinas rotatorias y así reducir el ruido acústico secundario debido a la vibración.
  5. Emplear, siempre que sea posible, recubrimientos insonorizantes en motores y máquinas.
  6. En las transmisiones, sustituir las correas de sección ancha por correas múltiples de sección delgada.
  7. Disponer los orificios de salida de los sistemas de escape de los motores y los orificios de admisión de aire de los espacios de máquinas en lugares alejados de los frecuentados por la tripulación.
  8. Cuando el porte del buque lo permita, valorar la posibilidad de habilitar cabinas de mando de máquinas adecuadamente insonorizadas.
  9. Usar materiales insonorizantes para recubrir los espacios de máquinas a fin de evitar el efecto reflectante de mamparos y cubiertas.
  • Mantener de forma apropiada instalaciones, máquinas y equipos de trabajo.

  • Mantener cerrada la puerta de la sala de máquinas durante el máximo tiempo posible.

  • Reducir la transmisión de las vibraciones estructurales, especialmente en caso de que esas vibraciones alcancen las zonas de la embarcación destinadas al descanso de los trabajadores.

  • Instalar cortinas en catres de habilitación y, en aquellos lugares donde sea posible, alfombras en pasillos y suelos. Organización del trabajo.

  • Organizar de forma adecuada el trabajo mediante la limitación de la duración e intensidad de la exposición.

  • Restringir el acceso a la cámara de máquinas solo a personal autorizado.

  • Señalizar, incluyendo la señalización de la obligación de utilizar protectores auditivos en los lugares de trabajo donde se superen o puedan superarse los 85 dB(A).

  • Formar e informar a los trabajadores a cerca de los riesgos derivados de la exposición al ruido y de las medidas a aplicar en sus puestos de trabajo para reducir esa exposición.

  • Fomentar el uso de protección auditiva individual (incluso durante las horas de sueño), teniendo en cuenta lo dispuesto en los artículos 7 y 12 del RD 286/2006.

  • Vigilancia de la salud proporcionando dicha vigilancia de conformidad con lo dispuesto en el artículo 11 del RD 286/2006.

 

¿Cuáles son los efectos sobre la salud humana?

29/06/2018

Los efectos del ruido en la salud de las personas vienen determinados por:

  • La fuente que lo origina: como son los motores principales. Motores auxiliares, bombas, …
  • La intensidad: el que sea mayor de 80 dB
  • El tiempo de exposición: depende fundamentalmente de la modalidad pesquera y de la lejanía del caladero. Por ejemplo, en el caso de la pesca de bajura, el tiempo a bordo suele oscilar entre 8 y 16 horas, de forma que cuando se trata de realizar largas jornadas de trabajo, es necesario que la tripulación disponga de períodos de ocio y descanso. El problema es que el nivel de ruido en los locales de descanso, no suele ser lo suficientemente bajo (inferior a 55 dB) como para permitir que los oídos se recuperen.
  • Factores individuales: como enfermedades previas del oído, o el uso de fármacos ototóxicos, que pueden agravar los efectos dañinos.
  • Otros factores: como por ejemplo la antigüedad de la flota, las condiciones meteorológicas,…

 

Así pues, la pérdida de la capacidad auditiva es la consecuencia más conocida, y probablemente la más grave de la exposición al ruido,  (Entre el 1 de abril de 2009 y el 31 de julio de 2013, el ISM efectuó un total de 125.411 reconocimientos médicos correspondientes a 47.316 trabajadores del mar. El informe de conclusiones del ISM sobre estos reconocimientos contiene información estadística relevante sobre los hallazgos correspondientes entre otros al capítulo VIII (Enfermedades del oído y de la apófisis mastoides) de la Clasificación Internacional de Enfermedades - Versión 10 (CIE-10), de forma que,  el 24,3 % de los trabajadores reconocidos en los reconocimientos médicos presentaban alguna patología auditiva de las recogidas en el citado capítulo), pero no es la única, ya que también son conocidos los efectos de tipo fisiológico y comportamentales, más conocidos como efectos extrauditivos.

 

Así pues los efectos más comunes son:

1.  Alteraciones auditivas: Pueden ser temporales (fatiga auditiva) o permanentes (hipoacusia o sordera).

2.  Efectos biológicos extrauditivos: Por ejemplo, contracciones musculares, aumento de la presión sanguínea, aumento del cortisol, alteración del ritmo cardiaco, alteración de la respiración, modificaciones sobre el sueño, fatiga, alteraciones del rendimiento del trabajo,…

 

Además de todo lo anterior, el ruido:

  • Puede aumentar el riesgo de accidente de trabajo. Un nivel de ruido elevado puede dificultar la comunicación o enmascarar advertencias o señales de alarma durante las maniobras de pesca, aumentando así la probabilidad de ocurrencia de un accidente.
  • En combinación con la exposición a las denominadas “sustancias ototóxicas” (fármacos, agentes químicos), puede fragilizar el oído interno produciendo una mayor susceptibilidad del trabajador al ruido ambiental.

¿Cómo se evalúa la exposición del trabajador?

29/06/2018

El artículo 6 del Real Decreto 286/2006 establece la obligación del empresario de realizar una evaluación basada en la medición de los niveles de ruido a que estén expuestos los trabajadores, sin embargo dicha medición no será necesaria en los casos en que la directa apreciación profesional acreditada permita llegar a una conclusión sin necesidad de la misma.

 

Así pues, la evaluación de la exposición al ruido requiere, en general, la medición de los niveles de ruido y la correspondiente comparación con los valores inferior y superior de exposición, así como con los valores límite.

 

 

LAeq,d db(A)

Lpico db(C)

Valores límite de exposición

87

140

Valores superiores de exposición que dan lugar a una acción

85

137

Valores inferiores de exposición que dan lugar a una acción

80

135

 

 

La elección de la estrategia de medición supone la planificación de las mediciones respecto del tiempo de duración, elección de la jornada o jornadas, los períodos de la jornada que se quieren cuantificar, los trabajadores a quien se quiere efectuar la medición y los instrumentos que se utilizarán.

 

Para medir el ruido se pueden utilizar sonómetros, sonómetros integradores y dosímetros personales, utilizándose éstos últimos cuando el puesto de trabajo implica movilidad o en general cuando la variación del nivel de ruido es muy elevada o no se puede predecir a lo largo de la jornada.

 

La guía técnica para la evaluación y prevención de los riesgos relacionados lo la exposición de los trabajadores al ruido establece en su apéndice 5 criterios y recomendaciones para realizar las mediciones del nivel de ruido, como pueden ser los instrumentos de medición, la selección de la jornada de medición, las estrategias de medición, …

 

A pesar de todo lo anterior,  a menudo es difícil que el técnico de prevención pueda embarcarse para realizar mediciones de ruido representativas. Además, también suele ser complicado disponer de datos reales del tiempo de permanencia de cada trabajador en las distintas zonas de la embarcación.

 

Por ello, en el documento técnico “Análisis de la exposición a ruido a bordo de embarcaciones de pesca” se ha realizado una estimación del nivel de exposición diario equivalente, teniendo en cuenta la modalidad pesquera, la duración de la jornada laboral, el puesto de trabajo y la zona del buque. Es decir, se ha intentado caracterizar los niveles de exposición, para facilitar el trabajo de técnico de prevención.