Almacenamiento de materiales

En prácticamente todos los centros de trabajo se realiza en menor o menor medida un almacenamiento de materiales. La naturaleza, complejidad y tipología son muy diversas pudiendo existir un simple almacenamiento de material fungible en estanterías, un apilamiento de materias primas en palets o un almacenamiento industrial automatizado como actividad principal de la empresa.

 

El almacenamiento incorrecto de materiales, presenta riesgos importantes para la seguridad de los trabajadores, principalmente el riesgo de derrumbe o caída de los mismos pero además, el propio almacenamiento en sí, lleva aparejado un movimiento de las mercancías para llevar a cabo los distintos procesos productivos o simplemente para el desempeño de la actividad de la empresa. En este movimiento pueden diferenciarse tres fases: levantamiento, transporte y descarga. Cuando se realiza con medios mecánicos hemos de tener presente también a los principales agentes materiales causantes de los accidentes de trabajo: equipos de elevación y sus accesorios (eslingas, cadenas, cables, ganchos…) y equipos de transporte. En estos casos se debe contemplar lo establecido en la normativa de aplicación (Real Decreto 1215/1997 sobre equipos de trabajo) y asegurar que el personal dispone de la formación específica necesaria para su manejo.

 

En el presente apartado se desarrollan los aspectos que hay que considerar desde el punto de vista preventivo para garantizar un almacenamiento seguro.