Atrás

Transporte de agentes biológicos (Gestión de residuos y muestras potencialmente infecciosas)

Transporte de agentes biológicos (Gestión de residuos y muestras potencialmente infecciosas)


La reglamentación internacional para el transporte de este tipo de muestras y de residuos es la normativa internacional sobre el transporte de mercancías peligrosas. La normativa aplicable en España sobre transporte de mercancías peligrosas en los diferentes medios de transporte está basada en la transposición a la legislación española de Acuerdos Europeos o Acuerdos Internacionales para el transporte de mercancías peligrosas. En relación a este tema, La Organización Mundial de la Salud (OMS) edita bianualmente la “Guía sobre la reglamentación relativa al Transporte de sustancias infecciosas”, donde se proporciona información para la identificación, clasificación, etiquetado, embalaje/envasado, documentación y refrigeración para el transporte de sustancias infecciosas y asegurar su envío. Además, en su anexo 1 se proporcionan enlaces a los organismos que representan a los diversos medios de transporte.

 

Según la citada normativa las sustancias infecciosas se clasifican como Mercancía Peligrosas de clase 6.2 “sustancias infecciosas” y comprenden:

  • Materias infecciosas para el ser humano;
  • Materias infecciosas únicamente para los animales;
  • Residuos clínicos;
  • Muestras de diagnóstico.

 

En el caso de los residuos, su gestión se debe de ajustar a lo que establece la legislación específica, Ley 22/2011 de residuos y suelos contaminados que ha sido desarrollada por las distintas Comunidades Autónomas, Ayuntamientos y otros organismos públicos. Los distintos aspectos que hay que considerar son: implantar estrategias para minimizar la producción de residuos; clasificar y segregar los residuos según sus riesgos (residuos infecciosos); utilizar envases homologados o con unas determinadas características para la recogida de cada tipo de residuo y la adecuada identificación y etiquetado de los mismos; transportarlos y almacenarlos en condiciones adecuadas y establecer el procedimiento a seguir en caso de vertido accidental.