Atrás

Si eres PROYECTISTA

Si eres PROYECTISTA


Insistiendo en esta última cuestión, carece de sentido elaborar el estudio o estudio básico de seguridad y salud de una obra sin disponer de información previa sobre los procedimientos de trabajo  que se desarrollarán durante su ejecución y que deberán estar definidos en el proyecto. A estos efectos hay que huir de generalidades que no aporten información específica para la obra (por ejemplo: “se cumplirá lo dispuesto en el Real Decreto 1215/1997 de equipos de trabajo”). En su lugar, el proyecto tendrá que contener aquellas precisiones que pudieran ir más allá de los aspectos genéricos de una norma (por ejemplo: “como método de entibación en las zanjas se adoptará…”). Para ello, cobra especial importancia el pliego de condiciones particulares del proyecto (incluido el de su estudio de seguridad y salud) en el que, como su propio nombre indica, han de reflejarse, exclusivamente, las cuestiones diferenciales/ particulares de la obra.

Es preceptivo que el proyectista incluya en el proyecto un estudio o estudio básico como requisito para obtener su visado, en los casos en los que este último sea obligatorio.