null Si eres PROYECTISTA

El proyectista integrará la prevención de riesgos laborales en el proyecto. Para ello ha de tomar en consideración los principios generales de prevención en cualquier decisión o estimación que adopte durante las fases de concepción, estudio y elaboración del proyecto. En cualquier caso, es de especial interés garantizar que la prevención de riesgos laborales queda incluida en los distintos métodos de trabajo definidos para cada actuación relacionada con la ejecución de la obra. A tal fin, es necesario que el proyecto dé respuesta, al menos, a dos preguntas:

  • ¿qué hay que hacer?
  • ¿cómo se va a hacer?

Etapas gestión obra

Insistiendo en esta última cuestión, carece de sentido elaborar el estudio o estudio básico de seguridad y salud de una obra sin disponer de información previa sobre los procedimientos de trabajo  que se desarrollarán durante su ejecución y que deberán estar definidos en el proyecto. A estos efectos hay que huir de generalidades que no aporten información específica para la obra (por ejemplo: “se cumplirá lo dispuesto en el Real Decreto 1215/1997 de equipos de trabajo”). En su lugar, el proyecto tendrá que contener aquellas precisiones que pudieran ir más allá de los aspectos genéricos de una norma (por ejemplo: “como método de entibación en las zanjas se adoptará…”). Para ello, cobra especial importancia el pliego de condiciones particulares del proyecto (incluido el de su estudio de seguridad y salud) en el que, como su propio nombre indica, han de reflejarse, exclusivamente, las cuestiones diferenciales/ particulares de la obra.

Es preceptivo que el proyectista incluya en el proyecto un estudio o estudio básico como requisito para obtener su visado, en los casos en los que este último sea obligatorio.