null Medidas preventivas

Medidas preventivas

La primera medida que se debe llevar a cabo es la eliminación del foco emisor de la contaminación, aunque no siempre es posible. Es entonces, cuando se deben considerar otro tipo de medidas encaminadas a la mejora el ambiente interior.

Una buena ventilación de los edificios permite reducir la concentración de los contaminantes que se encuentran en el interior. Sin embargo, cuando los edificios están ubicados en zonas con elevada contaminación atmosférica, existe el riesgo de introducir los contaminantes exteriores a través del sistema de ventilación. Por eso el mantenimiento del sistema de ventilación, calefacción y aire acondicionado (HVAC, por sus siglas en inglés de Heating, Ventilating and Air Conditioning) será prioritario para conseguir una calidad de aire aceptable en el interior de los edificios.

La calidad del aire interior depende en gran parte del correcto diseño, higiene, mantenimiento y funcionamiento de los sistemas de ventilación y climatización de los edificios.

Un adecuado sistema de ventilación en el centro de trabajo proporcionará el aire necesario para diluir los contaminantes del aire por debajo de los niveles considerados perjudiciales para la salud y además contribuirá a crear las condiciones térmicas idóneas en cuanto a temperatura y humedad con el fin de crear el máximo confort térmico para sus ocupantes.

Sin embargo, cuando la ventilación es inadecuada, debido a un volumen de aire insuficiente, altos niveles de recirculación, colocación incorrecta de los puntos de ventilación, un diseño incorrecto de los sistemas o una falta de mantenimiento de los sistemas de filtración, se puede producir elevados niveles de contaminación del aire interior que pueden llegar a ocasionar trastornos respiratorios, oculares e incluso problemas en la piel.

Para evitar problemas de aire viciado, además de disponer de un buen sistema de ventilación mecánica que permita reducir el nivel de contaminantes del aire interior, será necesario, especialmente en zonas de elevada contaminación atmosférica, contar con sistemas de filtración adecuados a la calidad de aire exterior.