null Medidas preventivas

Medidas preventivas

La medida preventiva fundamental consiste en adecuar el sistema de climatización para el cumplimiento de las condiciones ambientales establecidas en las normas legales que regulan esta materia. La principal normativa es el Real Decreto 486/1997, de 14 de abril, sobre disposiciones mínimas de seguridad y salud en los lugares de trabajo. En zonas geográficas con condiciones termohigrométricas alejadas de las consideradas confortables, otra medida relevante es el aislamiento térmico de los locales.

En ambientes muy calurosos las medidas deben ir destinadas a eliminar o controlar el foco, mediante apantallamiento de las fuentes. También se puede actuar en el medio de transmisión, mediante el control de la ventilación, tanto general como localizada. Medias organizativas como el control de los tiempos de exposición y tiempos de recuperación, así como disminuir en la medida de lo posible, la actividad física mientras dura la exposición a altas temperaturas, también son medidas muy eficaces. Por último se incidirá en medidas adoptadas directamente sobre el trabajador.

En ambientes fríos, las medidas más eficaces se centran en el uso de ropa de protección adecuada al frío,  la eliminación de tareas sedentarias y la limitación del tiempo de exposición. El Real Decreto 1561/1995, de 21 de septiembre sobre jornadas especiales de trabajo regula los tiempos de trabajo en cámaras de refrigeración y congelación.