null Actuación ante accidentes con riesgo biológico

Actuación ante accidentes con riesgo biológico

Los accidentes que pueden provocar una exposición o transmisión de agentes biológicos se producen habitualmente por:

  • Pinchazos, cortes y abrasiones durante la manipulación de herramientas o útiles cortantes o punzantes (agujas, tijeras, cuchillos, sierras, astillas, clavos) y por mordeduras y/o arañazos de personas o animales, etc.
  • Ingestión de material contaminado o sospechoso de estarlo, fundamentalmente durante el pipeteo con la boca de fluidos biológicos, por falta de higiene personal, por caída o inmersión en aguas contaminadas, etc.
  • Contacto de piel o mucosas con material contaminado o sospechoso de estarlo debido a salpicaduras, vertidos o derrames durante el normal desarrollo del trabajo o por rotura accidental de recipientes, etc.

En el caso de que ocurra alguno de estos accidentes es fundamental disponer en la empresa y conocido por todos de un procedimiento de actuación, que se basa fundamentalmente en limpiar o lavar y desinfectar inmediatamente la zona afectada y después, lo antes posible, en notificar el accidente, para determinar el riesgo e iniciar si es necesario el tratamiento postexposición.

Los accidentes más frecuentes son los causados por objetos punzantes y cortantes contaminados por sangre o fluidos biológicos, principalmente en el sector sanitario; por lo que en dicho sector con objeto de evitar o reducir estos accidentes se debe de cumplir con La Orden ESS/1451/2013, por la que se establecen disposiciones para la prevención de lesiones causadas por instrumentos cortantes y punzantes en el sector sanitario y hospitalario trabajadores expuestos.

Para aquellas situaciones en las que el accidente, como vertidos, fugas o escapes del agente biológico puedan poner en riesgo a los trabajadores, a la población y/o al medioambiente (animales, plantas) hay que tener establecidos unos planes de emergencia o de actuación conformes a la legislación específica (Ley 2/1985, de 21 de enero, sobre protección civil. Real Decreto 393/2007, de 23 de marzo, por el que se aprueba la Norma Básica de Autoprotección de los centros, establecimientos y dependencias dedicados a actividades que puedan dar origen a situaciones de emergencia. Modificado por Real Decreto 1468/2008, de 5 de septiembre).