null ¿Qué medidas preventivas se pueden aplicar?

¿Qué medidas preventivas se pueden aplicar?

Entre las medidas preventivas que se pueden aplicar frente al estrés térmico por calor se encuentran:

  • Verificar las condiciones meteorológicas de forma frecuente e informar a los trabajadores.
  • Limitar las tareas pesadas que requieran un gasto energético elevado. Si es posible, proporcionar ayudas mecánicas para la manipulación de cargas.
  • Proporcionar agua potable en las proximidades de los puestos de trabajo.
  • Limitar el tiempo o la intensidad de la exposición, haciendo rotaciones de tarea siempre que haya sitios con menor exposición que lo permitan.
  • Planificar las tareas más pesadas en las horas de menos calor, adaptando, si es necesario, los horarios de trabajo.
  • Considerar que es necesario un periodo de 7 a 15 días para que el trabajador se aclimate al calor. Cuando se deja de trabajar en condiciones calurosas durante periodos como las vacaciones o bajas laborales, es necesario volver a aclimatarse al incorporarse de nuevo al trabajo.
  • Aumentar la frecuencia de las pausas de recuperación (cada hora, por ejemplo)
  • Permitir al trabajador, en la medida de lo posible, adaptar su propio ritmo de trabajo.
  • Procurar vestir con ropas amplias, de tejido ligero y colores claros. Proteger la cabeza con gorra o sombrero.
  • Evitar el trabajo individual, favoreciendo el trabajo en equipo para facilitar la supervisión mutua de los trabajadores.
  • Informar a los trabajadores sobre los riesgos relacionados con el calor, sus efectos y las medidas preventivas y de primeros auxilios que hay que adoptar.

 

En el caso de estrés térmico por frío, algunas de las medidas que se pueden aplicar son:

  • Proteger las extremidades de los trabajadores.
  • Seleccionar la vestimenta adecuada para facilitar la evaporación de sudor.
  • Ingerir líquidos calientes para  ayudar a recuperar pérdidas de energía calorífica.
  • Utilizar ropa cortaviento.
  • Realizar reconocimientos médicos previos como una medida adecuada para detectar disfunciones circulatorias, problemas dérmicos, etc.
  • Sustituir la ropa humedecida para evitar la congelación del agua y la consiguiente pérdida de energía calorífica.
  • Disminuir el tiempo de permanencia en ambientes fríos
  • Controlar el ritmo de trabajo.